lunes, 2 de febrero de 2015

Nicolás, ¿te acuerdas de Zelaya?

Nicolás Maduro dijo en el marco de la visita de los expresidentes Sebastián Piñera, Felipe Calderón y Andrés Pastrana, entre otras cosas, lo siguiente: “Ustedes deberían estar preocupados por las crisis en sus países, y no meter sus narices en Venezuela” y sin pruebas, al mejor estilo del chavismo, espetó: “Se han conformado como un club de expresidentes vagos. Ahora les pagan con dinero sucio, del narcotráfico, para que vengan a apoyar. Aquí está el pueblo de Venezuela. Hagamos respetar a Venezuela. ¿Qué es eso de que van a traer a expresidentes para apoyar el golpe económico contra Venezuela? ¿Cuándo se ha visto eso?”. Pero, Nicolás, ¿tú te acuerdas de Zelaya? ¿Recuerdas esos días de 2009 en que metiste más que las narices en un entierro donde no tenías ni vela ni muerto?


Voy a resumir un poco la historia. Corría el año 2009, Manuel Zelaya era presidente de Honduras y en noviembre serían las elecciones generales. El señor Zelaya Rosales estaba proponiendo, para seguir la costumbre del señor Chávez, colocar una cuarta urna en esas elecciones para consultar a la población si estaba de acuerdo en hacer modificaciones a la Constitución hondureña. Para hacer corta la historia, el resto forma parte de la historia universal de inicios de siglo. El 28 de junio las fuerzas militares hicieron que Zelaya tomara un avión fuera de Honduras y así se consumó el golpe de Estado. En ese entonces, Nicolás Maduro era el Canciller de Venezuela. ¿Lo recuerda, señor?

Venezuela no se limitó a condenar el golpe de Estado, sino que tomó parte activa en un conflicto ajeno poniéndose de lado de su socio político Manuel Zelaya. El 23 de julio, el gobierno de Venezuela anunciaba que su canciller, Nicolás Maduro, acompañaba a Manuel Zelaya en su viaje desde Managua hacia la frontera hondureña. ¿Te acuerdas Nicolás?

Refiero esto preciso por todo el revuelo que ha causado en el régimen venezolano la visita de los expresidentes y que ha convertido, al menos a las cancillerías venezolanas y colombianas en una especie de aquelarre de viejas chismosas. El lunes 26, la Cancillería colombiana emitía un comunicado donde rechazaba los señalamientos y calificativos en contra del expresidente Pastrana y expresaba el deseo de que el exmandatario recibiera el trato digno que reviste su investidura de exjefe de Estado y señalaba que en su visita de carácter “privado” estaba en su derecho de decidir a quién visitaba.  El martes, la Cancillería venezolana repudiaba las declaraciones de la Canciller colombiana y señalaba que lamentaban que “la Cancillería colombiana avale posiciones contra la democracia venezolana y el Gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro, lo que constituye un retroceso peligroso en las relaciones bilaterales”. ¿Recuerda Nicolás que sus oficios sobre la situación en Honduras no tuvieron carácter privado sino público?

Es importante puntualizar algunas cosas y una de esas es precisamente que el expresidente Pastrana, así como los demás exmandatarios, no vinieron a Venezuela representando la posición de sus respectivos gobiernos, como sí lo hizo Nicolás Maduro en 2009 representando al régimen de Hugo Chávez. Solo por lo anterior, las quejas de la Cancillería criolla son un absoluto despropósito, porque ninguno estuvo aquí en carácter de embajador, ministro o representando ningún cargo público colombiano, chileno o mexicano. Por otra parte, si Nicolás, quien durante sus oficios en Honduras cobraba un sueldo por cuenta de todos los venezolanos -incluidos aquellos que no nos sentíamos representados por su accionar-, tiene pruebas tangibles de sus acusaciones sobre el supuesto dinero “sucio” que estos presidentes han recibido, pues que las presente, que no se quede con ese guardao. Además, Nicolás, que fue Canciller, debería recordar el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reza en parte: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones…”. ¿Recuerda usted eso?

Presidente, en vez de estar viendo enemigos donde no los hay y echándoles la culpa a otros por su pésimo gobierno, enfóquese en rescatar al país. Un datico presidente, si su régimen no hubiese cometido la torpeza de negar el acceso a Ramo Verde a estos líderes regionales, quizá esas visitas no hubiesen ocupado más de un par de titulares en esa que usted llama la prensa de derecha de aquí y de allá, pero su gobierno es torpe y les dio más repercusión de la que buscaban. Aunque sabe, cada día dudo más de su torpeza, porque usted sabe tanto como yo lo que a su régimen le conviene mantener distraídos a su sempiterno corrillo de hacedores de cola. No es lo mismo que hablen de la inflación que del “atrevimiento” de Pastrana, ¿no es así? Otra vez, ahora que refresqué un poco la escasa, torpe y corta memoria colectiva: Nicolás, ¿te acuerdas de Zelaya?

Daniel González González

@GonzalezGDaniel

No hay comentarios:

Publicar un comentario