lunes, 16 de febrero de 2015

Giordani, no se lave las manos

Jorge Giordani, conocido en sus círculos más cercanos como El monje, fue ministro de Planificación del gobierno de Chávez en varias oportunidades. Maduro lo ratificó en el cargo en abril de 2014 hasta su defenestración. Al menos desde el año 2009 estuvo frente a las finanzas del país. Este señor no es economista, es ingeniero electrónico. Hace unos días ofreció una entrevista de la que al cierre de esta nota solo había circulado la primera parte, pero donde palabras más palabras menos deja ver que el desastre de hoy ocurrió como por generación espontánea y que si el difunto viviera no estaríamos como estamos.


Según Giordani estamos atrasados en asumir la crisis económica desde el 07 de octubre de 2012. En la entrevista señala que tenemos ya casi tres años de atraso y dice que había que tomar “medidas duras después del evento electoral”. ¿Cuáles profesor Giordani? ¿Por qué luego de más de diez años de revolución Venezuela estaba en crisis? Evidentemente mentía Chávez cuando en sus alharacas domingueras decía que la economía estaba “blindada” ante la crisis, ¿o no?

Sobre la crisis dice: “que ella llegue a ver si adquirimos conciencia de los límites, que bueno para que tengamos conciencia y nos ajustemos los cinturones, porque no hay dólares, ni bolívares, y no se puede seguir sacando bolívares con la maquinita y del Señoreaje del Banco Central de Venezuela, ni tampoco los dólares dado que no se aumenta la producción petrolera”. Aquí resaltan dos cosas. La primera es que asume que no hay bolívares ni dólares, pero, ¿hasta qué fecha fue Giordani ministro? Y la segunda es que asume el atraco del gobierno a los ciudadanos a través del señoreaje, pero parece olvidar el exministro Giordani un detallito. En 2010 la ley del Banco Central de Venezuela fue reformada y uno de los cambios lo sufrió el capítulo 15 donde se permite que uno de los directores será un ministro del área económica. ¿Y la autonomía del BCV, señor Giordani? No se lave las manos porque resulta que en la Gaceta Oficial 39.419 su nombre aparece refrendando la reforma en su carácter de Ministro de Planificación y Finanzas.

Giordani nombra también un monstruoso despropósito de Hugo Chávez. Sobre eso menciona en la entrevista: “´Él decía (Chávez), traemos una deuda no de la Cuarta República, sino de 200 años, además es una deuda de la Patria Grande, ¡Haití nos dio todo, en momentos! en que Bolívar lo necesitaba y después dicen estamos regalando, no estamos regalando, estamos compartiendo con la Patria Grande, entonces la deuda era de la Patria Grande, no solo de Venezuela”. Aquí me reservo el comentario.

El señor Giordani también dice que las colas “no son menos que un signo de ineficiencia”. ¿En serio? Un poco más y descubre el agua tibia, el arroz blanco o que Obama es negro, profesor. Pero, ¿olvida usted que durante los últimos años de gestión del difunto presidente Chávez había colas apoteósicas en el interior del país para conseguir los bienes más insulsos? Y en Caracas también, solo que eran más tímidas y usted sabe bien porque eran así. Al gobierno del que usted formaba parte no le convenía que la capital mostrara las costuras del desastre que ustedes habían cosido; igual que mientras en el interior había más apagones que agua, en Caracas el racionamiento de electricidad no llegó a prosperar.

Respecto al “gobierno revolucionario” señala que hay que defenderlo, pero, profesor, ¿a cuál? ¿A este que como deja usted ver entre líneas no está asumiendo la crisis y nos está convirtiendo en “casi el hazme reír de América Latina”? Si es a este, entonces entiendo menos sus declaraciones. ¿Cómo defender a un gobierno que literalmente está acabando con el país? Pero eso no es todo. Ese gobierno tampoco surgió por generación espontánea. Quien fuera su jefe, antes de partir al que sería su último viaje a Cuba, instruyó a todos sus seguidores a votar y elegir a Nicolás Maduro si se llegaban a convocar nuevas elecciones. Profesor Giordani este escenario lo propició el propio Chávez al dejar la conducción del país en manos de un conductor de autobuses, me perdona.

Y para superar la crisis nos da la receta. Le preguntan: ¿Cómo podemos superar esta crisis? Giordani contesta: “Hay que hacer una Ley draconiana contra la corrupción, porque no aprobamos esa Ley como una primera medida y el pueblo de Venezuela la va a aplaudir, ¿quiénes no la van a permitir? ¡los que están en ese proceso, involucrados en el fenómeno de la corrupción! Primero: ¿Venezuela no tiene leyes anticorrupción? La última reforma la firmó Maduro a finales de 2014, profesor y ¿ha pasado algo? Pues no, porque el problema no es de leyes es de quien las debe hacer cumplir y si quienes están encargados de esto son corruptos, se lo resumo, es como si dejara a un gato al cuidado de un ratón.

Señor Giordani, por favor, no asuma que Venezuela es un país de brutos. Todavía queda gente que recuerda sus pasos por eso que ustedes llaman “gobierno revolucionario”. ¿Sabe quiénes deben recordarlo con mucho cariño? Los directivos de casas de bolsa a quienes metieron presos por, según ustedes, alimentar el mercado negro del dólar. ¿Recuerda qué pasó? ¿Visita usted DolarToday? Al dólar no lo paró que ustedes acabaran con el mercado permuta y ,oh, sorpresa, resulta que regresa. Tenga decencia y al menos no intente lavarse las manos.

Daniel González González

@GonzalezGDaniel

No hay comentarios:

Publicar un comentario