miércoles, 29 de octubre de 2014

Reserva Federal pone fin a los estímulos


Este miércoles la Reserva Federal de Estados Unidos puso fin al programa de compra masiva de activos financieros y préstamos hipotecarios para llenar de liquidez los mercados. Durante 37 meses la Fed estuvo comprando deuda, tras la caída de Lehman Brothers. Según el comunicado emitido por la Reserva federal, los tipos de interés seguirán en 0% durante un período de tiempo considerable. El banco central de Estados Unidos ha certificado una "expansión moderada" de la economía con un "sólido" ritmo de creación de empleo. 

lunes, 27 de octubre de 2014

Escases, para dummies

“Hay delitos económicos que son más graves que los homicidios porque son más conscientes y son la causa no de una, sino de muchas muertes y de la corrupción”

En la “patria grande” las colas, poco a poco, dejan de sorprender. Se van haciendo comunes como las irrespetuosas cadenas del presidente, la reducción de asientos en las aerolíneas internacionales o las marramucias político-judiciales. Pero detrás de cada cola en abastos, supermercados, cadenas de farmacias, bodegas u otros establecimientos de distribución de bienes, está no solo la historia del consumidor que no encuentra la leche para sus hijos o el acetaminofén para paliar los síntomas del chikungunya, también está la tragedia de las empresas productoras o distribuidoras ahorcadas por un sistema económico descabellado.
Como economista, muchas personas me han preguntado, ¿pero por qué falta esto, aquello o lo otro? En esta primera entrega pretendo dar respuesta a esa pregunta de la forma más sencilla posible, mostrando las que pueden ser las causas más importantes.

El control de cambio
No voy a echar el largo cuento de desde cuando tenemos este asfixiante control de cambio. Ustedes lo saben. Pero les puedo hablar de sus efectos. Por mi práctica profesional, puedo decirles que he visto empresas con promedios de tiempo de cuentas por pagar que superan los 1.000 días. Esto quiere decir que esa empresa ha acumulado deudas, generalmente en moneda extranjera, por más de tres años. Y se preguntarán algunos cómo puede ser posible semejante despropósito. El perverso mecanismo de endeudamiento empieza con una solicitud de divisas, que no necesariamente le aprueban completa a la empresa y sigue con el lapso abismal entre la aprobación y la liquidación. Así, facturas a crédito que debían cancelarse máximo en 30 días generan moras gigantescas y cierre absoluto de las líneas de crédito internacionales. Haga la prueba a ver si dejando de pagar una factura de Corpoelec o Cantv no le cortan el servicio. Las únicas empresas que bajo este esquema perverso medianamente pueden sobrevivir, son aquellas que tengan algún tipo de vinculación económica con su proveedor y puedan llegar a acuerdos con estos. En caso contrario, nadie sigue dando crédito a quien ni paga. Simple.
Bajo el escenario planteado, las empresas cada día pueden importar menos inventarios o materia prima para producción local con la consiguiente disminución de lo ofertado a los consumidores. Es decir, el último venezolano de la cola no tiene garantías de que al entrar al establecimiento habrá siquiera un kilo de harina para él, porque precisamente detrás de la escasez solo está un bien insuficiente.
El control de precios
El control de precios es lesivo para los agentes económicos, todos. Cuando el gobierno controla precios de bienes considerados básicos, le dice a las empresas que por encima de determinado importe no puede vender ese bien. Eso eventualmente pudiese mantenerse en el tiempo si el costo de ventas y los gastos se mantuvieran constantes, pero no es lo que ocurre en la práctica y menos en una economía donde en un solo mes se puede acumular la inflación que otro país tendría en todo un año.
El proceso más simplificado de estimación de costos consiste en valuar los componentes del costo (directos e indirectos), sumar la ganancia que se pretende obtener y en función de eso se obtiene el precio de venta. Cuando el gobierno te dice a qué precio vender, es posible que lo haga sobre la base de un promedio de costos, es decir, la empresa bien puede tener unos costos por encima o por debajo, lo que la llevaría a tener un menor o mayor margen de ganancia. Hasta allí no hay mayor detalle. ¿Pero qué ocurre si los costos se incrementan y el precio se mantiene congelado por meses y meses? La respuesta obvia es que la ganancia cae de forma progresiva y la respuesta, también natural de las empresas es migrar a la producción de presentaciones u otros bienes no regulados o sencillamente dejar de producir y esto tiene impacto en la oferta final. Un control de precios prolongado es el asesinato de las empresas a la que le toca producir el bien. Cuando haga una cola, piense en la empresa a la que se le incrementan los costos día a día y no puede mover su precio o piense en esto y póngase en los zapatos de la empresa. Si usted hiciera tortas, por basarme en un ejemplo, ya sabría lo terrible de conseguir los insumos para su producción, pero si el gobierno le dice que usted puede vender sus tortas a máximo Bs. 500 la unidad y sus costos aumentan disminuyendo de forma progresiva la ganancia, ¿hasta cuándo haría tortas?, ¿no buscaría la forma de producir, por ejemplo, galletas, cuyo precio no está regulado?

La ley de precios
Esta ley es como un monstruo de película de terror, con tres cabezas, siete manos y decenas de ojos. Un adefesio. Con el control de precios el gobierno no controlaba de forma taxativa las ganancias de las empresas, pero con el instrumento jurídico esta realidad cambia. El artículo 32 de la ley señala que en ningún caso el margen de cada actor de la cadena de comercialización podrá exceder el 30% de la estructura de costos del bien o servicio y contempla cualquier cantidad de sanciones por incumplimiento. Sin este hazmerreir jurídico las empresas podían, eventualmente, imputar a la ganancia de otro bien lo que dejaba de percibir con la producción de bienes regulados. Hoy eso es cada día menos posible.
En un país donde el gobierno tiene a las empresas asfixiadas con un insoportable control de cambios y que en rubros básicos tiene además un férreo e inamovible control de precios, una ley que regula las ganancias viene a sumarse al coctel pro escasez que el mismo gobierno ha creado.

La memoria me da para recordar los anaqueles previos a esta novela de controles. La verdad es que se hacía difícil escoger. Hoy se hace difícil no llorar frente a un estante en un supermercado. Con esta estructura de controles, la escasez no puede endilgársele a la empresa privada. Los hacedores del desastre económico son los grandes culpables de que usted deba hacer una cola kilométrica bajo un cielo tan lloroso como su bolsillo.

Daniel González G.

@GonzalezGDaniel

jueves, 23 de octubre de 2014

IED en Venezuela representa apenas el 2% del total regional

Las inversiones extranjeras siguen huyendo de Venezuela. Tal afirmación se desprende al observar las cifras de inversión extranjera directa del 1er semestre de 2014 dadas a conocer por la Cepal hoy. De los 3.790 millones de dólares que ingresaron al país en el primer semestre de 2013, este año apenas han ingresado 1.761 millones, lo que representa una contracción de 54%, la cuarta caída más pronunciada de la región, con Argentina, El Salvador (-67%) y México (-66%) a la cabeza. Los flujos de inversión recibidos por Venezuela representan apenas el 2% de lo recibido por la región en los seis primeros meses del año (84.071 millones de dólares), lo que representa alrededor de un punto porcentual menos en relación a igual período de 2013.


El informe señala que buena parte de “la caída se concentra en México, donde la compra en 2013 de la cervecera Modelo por parte de la transnacional belga Anheuser-Busch InBev en 13.249 millones de dólares aumentó excepcionalmente los flujos de IED. Además, durante el primer semestre de 2014 se registró una salida de inversión extranjera directa por 4.495 millones de dólares como resultado de la retirada de AT&T del accionariado de América Móvil. Más allá de estos fenómenos atípicos, México continuó recibiendo flujos de IED en un nivel similar al de los cinco años anteriores, con un alto nivel de entradas en la industria exportadora y en particular en el sector automotriz”.

Fuente: Cepal 2014


@GonzalezGDaniel

Economía en 90 segundos (Audio)

miércoles, 22 de octubre de 2014

domingo, 19 de octubre de 2014

Inflación acumulada en América Latina a septiembre de 2014

Revista Económica de Venezuela le trae a sus lectores, un resumen con la inflación acumulada de países seleccionados de América Latina.

Nota: Con excepción de Venezuela, cuyo último dato corresponde a agosto, las cifras del resto de países corresponde a septiembre.

Argentina     19,8%
Bolivia     3,49%
Brasil     6,97%
Colombia     3,08%
Costa Rica      5,30%

El resto de los países los puede ubicar en la imagen a continuación:

Fuentes: Bancos Centrales y/o Institutos de Estadísticas de cada país:

lunes, 13 de octubre de 2014

Un té con Aedes Aegypti

Aedes no conoce de urbanidad ni buenas costumbres. No llama para concertar una cita y se te acerca más de la cuenta. No sé exactamente cuándo ni cómo ocurrió, solo sé que un buen día, Aedes entró a mi espacio más privado, más íntimo, y se aproximó de forma políticamente incorrecta. Es posible que yo estuviese distraído, o sencillamente disfrutando en casa de un almuerzo o un té a media tarde, mientras ella; maleducada, invasora y llena de maldad se posó en algún lugar de mi piel y sin mediar palabra, como dirían en el argot policial, me “disparó” su veneno. Algunos días después, estaba hospitalizado en el Instituto Diagnóstico con las plaquetas en 55 mil, alternando el almuerzo con sopa de pata de pollo y pidiéndole a la enfermera de guardia, cada veinte minutos, que me “desconectara” la vía para ir al baño.

El sábado antes de que aparecieran los síntomas fui valiente y salí de marcha con una amiga. Es de valientes hacer eso en un país donde al salir de una disco, cuando menos te pueden descuartizar. Al despertar el domingo, sentía un dolor de cabeza espantoso y las fuerzas eran pocas, escasísimas como la buena voluntad del gobierno. Ese día pensé que había exagerado un poco el sábado con la bebida, pero lo cierto es que llegó el lunes y no había mejorado un ápice. En los momentos en que no estaba bajo los efectos de los 650 miligramos de acetaminofén –tan escaso en estos días como el jabón para lavar- mi cuerpo era una mezcla de altas temperaturas, insoportable dolor de cabeza y unas ganas infinitas de no salir de la cama.
****
Aedes no solo es un invasor, es un engendro maligno. Según Wikipedia, es una especie de culícido que puede ser portador, entre otras “nimiedades”, de los virus del dengue, la fiebre amarilla y la temida chikungunya. Pero además, Aedes, ese que entró a mi casa sin autorización, puede ser en oportunidades un asesino. La Organización Mundial de la Salud informa que Aedes causa 50 millones de infecciones y 25 mil muertes por año. Es la hembra del mosquito Aedes Aegypti la que transmite el virus.
***
Soy un paciente terrible. Para mi ir al médico es como aguantar una cadena de Maduro. En dos platos, una TORTURA. El jueves, ya sin fuerzas y tras la insistencia de mi familia para que fuera al médico, me acerqué a la clínica. Llegué más devaluado que un billete de cien o la credibilidad de la defensora del Pueblo. En el informe de egreso se puede leer que llegué caliente al tacto, con cefalea holocraneana y rash cutáneo generalizado, entre otras cosas inentendibles. Me evaluaron, me tomaron muestras para hacer los análisis de sangre y como a la hora regresó la doctora con los resultados. Tienes las plaquetas en 91 mil, dijo. ¿Qué significa eso?, pregunté. Tienes dengue y debemos esperar a que llegue la internista para que decida si te quedas o te vas. Formalmente tenía dengue. Aedes, en el momento que me picó, descargó su virus en mi cuerpo y me hizo formar parte de la estadística de afectados por esa enfermedad en Venezuela. Qué cosas tiene la vida. Uno queriendo estar en una de las listas Forbes y termina en una del MPPS. Quedé hospitalizado y el viernes mis plaquetas habían descendido a 62 mil. Ese día tampoco me darían de alta.
Con una vía por la cual entraba a mi torrente sanguíneo la hidratación que supuestamente necesitaba para recuperarme y con un mosquitero que presumo impedía que un mosquito sano me picara, se llevara el virus y lo transmitiera a otros, transcurrieron mis días. Mamá Carmen y mamá Betty se alternaron la preparación y búsqueda de los remedios caseros. A ambas, gracias. La primera me buscó agua de coco y me compró los tomates de árbol para hacerme jugo, además de acompañarme día y noche, y la segunda, me preparó la comida típica de la época de dengue, la famosa sopa de pata de pollo –hago un paréntesis para comentarles que ni pata de pollo se consigue en Caracas-. No la había comido hasta ese día y la verdad es que no es tan mala, la volvería a comer sin necesidad de tener dengue. Empecé a sentirme mejor desde el viernes, pero al parecer, con el dengue no todo es sentirse bien. El sábado, las plaquetas habían bajado a 55 mil y mi doctora, quien fue mi amor platónico durante esos días, respondió a mi pregunta de hasta cuánto es lo mínimo que pueden bajar con un si llegan a 20 mil tendríamos que transfundirte. Yo lo traduje en términos no médicos como que sería hemorrágico y estaría más cerca de una funeraria que de mi casa que tanto extrañaba. 
La solución fisiológica de cloruro de sodio, la sopa de pata de pollo, el agua de coco y el jugo de tomate son geniales para estos menesteres. El domingo las plaquetas empezaron a subir y el lunes después del mediodía me dieron el alta. Y debo decir que me fui un poco triste, porque muy en el fondo quería seguir disfrutando de la comida de la clínica que, como cosa muy rara, era genial.
****
En países normales, a mi Aedes y a todos sus familiares los exterminan, pero como aquí todo funciona medio raro, últimamente eso no pasa. Hasta me da miedo hablar de exterminio, fumigación y esas cosas, porque con tantas susceptibilidades epidérmicas, uno recuerda a María Conchita. Lo cierto es que para prevenir que Aedes se acerqué más de lo debido, en las farmacias de cualquier parte usted puede ubicar repelentes, plaquitas o sprays mata zancudos, pero si me lee desde Venezuela, ni se ocupe en ir a la botica, porque de broma encontrará polvo y telas de araña en los anaqueles. Aquí, en la patria de Bolívar, lo más cerca que tenemos a un repelente es una receta que circula por PIN, Whatsapp y afines, que consiste en una mezcla de alcohol, clavos de especie y aceite de almendras, que nada más mientras se maceran los clavos, ya algún Aedes ha podido visitarte. La doctora, mientras me daba el alta me advirtió. Puede volver a darte dengue si te pica un zancudo con otro serotipo de virus –o eso fue lo que yo entendí- y tampoco estás exento del chikungunya. Desde ese día y a falta de repelentes y similares, paso los días frente a un ventilador y más cubierto que una mujer musulmana. No quiero una cena con otra Aedes. Con un té fue suficiente.
Daniel González González

@GonzalezGDaniel 

Audio: Morales vuelve a ganar en Bolivia

domingo, 12 de octubre de 2014

Liquidez del sistema bancario venezolano (Agosto 2014)

Al cierre de agosto, la liquidez de la banca de capital privado en Venezuela promedió 25,31%, medida como relación entre las disponibilidades y las captaciones del público. Por su parte, el indicador para la banca de capital del estado se situó en 26,63%. El banco con la menor liquidez del sistema fue el Bicentenario, mostrando un promedio de 11,45%.


@GonzalezGDaniel

Audio: Conoce la historia del ébola

viernes, 10 de octubre de 2014

Importaciones provenientes de EEUU descienden 30,3%

Un nuevo informe de la CEPAL indica que las importaciones realizadas por Venezuela provenientes de EEUU cayeron 30,3% en el período de enero a junio de 2014. Una importante caída se registró también en las importaciones provenientes de la Unión Europea. Por el lado de las exportaciones, estas crecieron 3,6% las dirigidas a EEUU.


El Panorama de la Inserción Internacional de América Latina y el Caribe prevé que en Venezuela las exportaciones descenderán 0,8%, mientras las importaciones harán lo propio con una disminución de 2,8% al cierre de 2014.


Daniel González G.