martes, 8 de abril de 2014

Whatsapp y el "en línea" de nuestros tormentos

Aunque no soy de los que suele pensar que todo tiempo pasado fue mejor, debo decir que mi opinión cambia al tratarse de este tema. Cuando solo existían los SMS la vida no era tan complicada. Lo más que podía pasar era que tu operadora te dijera que tu mensaje había sido entregado, aunque nadie se fiaba de eso. Hoy esa realidad ha cambiado por completo. Dos frases llegaron al mundo para desestabilizar la psiquis de muchos. A la “D” y la “R” de la mensajería instantánea de Blackberry, les llegó algo mucho peor y terminaron imponiéndose como reinas indiscutibles de los conflictos de pareja el “en línea” y el “última vez” del Whatsapp. Uno a veces se pregunta en qué diablos estaría pensando la mente macabra tras esas oraciones. Sin eso, quizá los rompimientos no seguirían creciendo a tasas exponenciales, además, de las dudas y discusiones.

El “en línea”

La teoría te dice que cuando en la pantalla asociada a un contacto aparece esa frase es porque esa persona tiene abierta la aplicación. Hasta aquí, todo normal y si esa persona aparece en línea porque está “hablando” contigo, pues, más normal. El problema empieza cuando el “en línea” no está asociado a una conversación contigo y se acrecienta cuando previamente has escrito una ridiculez como “te quiero” y te aparecen las dos rayitas, mejor conocidas como el doble check –que aunque esto no significa en estricto sentido que te hayan leído, si hay una última conexión mucho tiempo después de eso es indicador de que sí-. Es decir, vieron tu “te quiero”, no te pararon bolas y hablan de lo más cool con alguien más. Ya en ese momento empiezas a preguntarte. ¿Con quién habla? ¿Por qué no me ha respondido? ¿Me quiere? ¡Coño, porque le acabo de escribir “te quiero” y no me ha respondido ni un maldito “yo también”! Piensas: Bueno, ni siquiera se lo acabo de escribir, se lo escribí hace dos horas. Me lleva el demonio, te dices. Súmale a eso las súper cuchis tarjetitas con fondo azul o rosa en las que puedes leer cosas como: “un también no es un te quiero”, “si te quiere te lo demuestra”, “escribirte un mensaje solo toma 5 segundos, si no te escribe es porque no quiere”. Súmale al “en línea”, que a su vez se traduce en “visto”, la no respuesta al cursi “te quiero”, más que está en línea con otra persona, más las tarjeticas; el que cuando finalmente aparece te responde con algo como “estaba hablando con mi mamá”.

El “última vez”

Esta frase es peligrosa y come “coco” cuando pasan cosas como la que describo a continuación. Estas conversando con esa persona y se despiden para dormir. Ambos cierran con lluvias de corazones de todos los colores, caritas felices y con suspiros de besos. Es algo así como la medianoche. Despiertas al día siguiente, empiezas a hacer tus cosas y te decides a escribirle para desearle un excelente día. Al abrir su ventana, ves que su última conexión fue a las 4:30 a.m. ¿WTF? ¿Con quién diantres alguien se escribe a las cuatro y treinta de la mañana? La mejor parte viene cuando preguntas y la respuesta es algo como “normal, hablaba con un-a amig@”. ¡Por las alpargatas del Cristo llanero! Amig@ sin nombre, apellido, número de cédula ni orientación sexual. Así. Amig@. Y si intentas decir algo te salen con una cosa como “deja el show que no hay tarima”.

Lo más nuevo… Última conexión desactivada

Ya la mayoría de los dispositivos móviles pueden desactivar la molesta “última vez”, pero esto representa un problema para las mentes intranquilas. ¿Por qué la desconectó? ¿Hasta qué hora se conecta que no quiere que yo lo sepa? ¿Qué está ocultando?

Lo que ell@s piensan

Alicia López de Fez, del Centro de Psicología López de Fez, aclara lo siguiente: “Si te pasas todo el día enganchado al móvil tu pareja puede empezar a sentir celos de las personas con las que hablas”. Y esto es algo natural. El problema está en que la gente que se la pasa todo el día enganchada al móvil y a la aplicación, no considera esto un problema, razón por la cual la mesa está servida para la crisis, las dudas y los arrebatos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario