domingo, 9 de marzo de 2014

Si Caldera no ganaba, la historia hubiese sido la misma

@GonzalezGDaniel

Estamos en marzo y quizá pocos recuerdan que el 26 de este mes, del año 1994, Hugo Chávez salió en libertad de la cárcel de Yare luego del sobreseimiento que sobre su causa hiciera el entonces presidente Rafael Caldera. Muchos culpan al expresidente de lo que ha ocurrido por estos años, pero investigando un poco sobre el tema para escribir una nota, sorpresivamente me tropecé con un documento de PDF de Juan José Caldera, de 2007, titulado El sobreseimiento de Chávez. Es muy interesante porque salen a relucir nombres que algunos consideran hoy emblemas opositores y resulta que más de una carantoña le hicieron al golpista de siempre y demuestran que la historia no hubiese sido muy diferente en caso de que Caldera hubiese perdido las elecciones del  ´93.
Uno de los primeros en aparecer es Oswaldo Álvarez Paz, gobernador del Zulia en los días de la intentona y contendor electoral de Caldera en las presidenciales de 1993, quien en una carta publicada en El Nacional en 1992, lanzaba esta brillante perla: “Las puertas de la prisión se abrirán para dar rienda suelta a los sueños e ilusiones que los alimentan”. Otro que se expresó a favor de la liberación de los golpistas fue el señor Claudio Fermín de Acción Democrática y también, candidato presidencial. Los abanderados de AD y COPEI no estaban solos en su pretensión de sacar de la cárcel a los golpistas. Andrés Velásquez de la Causa R, durante su campaña afirmó: “Si gano las elecciones, mis primeros decretos serán para indultar a todos los oficiales procesados por intentos de golpe de Estado. Pérez es quien debería estar preso, no ellos”.

¿Recuerdan a Patricia Poleo? El documento aclara que el mismo día de la toma de posesión de Caldera como presidente constitucional, la periodista hizo pública una carta en El Nuevo País dirigida a Hugo Chávez en la que le decía que Caldera “seguramente te abrirá las rejas de la cárcel donde estás. Ojalá lo haga y yo, insignificante venezolana, se lo agradeceré siempre”. ¿Perdón? El 15 de febrero empezaron a salir en libertad algunos y el 26 de marzo fue el turno de Hugo Chávez. El 27 de marzo, Chávez ofrecía desde el Ateneo de Caracas una rueda de prensa moderada por Carmen Ramia, esposa en ese entonces nada más y nada menos que de Miguel Henrique Otero, dueño de El Nacional.

La historia hubiese sido otra, tal vez, si alguien le hubiese parado a David Morales Bello cuando dijo en el Congreso, “mueran los golpitas”.


Daniel González G.

2 comentarios:

  1. Para aquel entonces Chavez contaba con el apoyo de los pobres. A diferencia de hoy, por ahora no se tiene el apoyo masivo de los pobres. Y siempre hay opositores de alto o bajo rango o simples peones que suelen ofender a los más necesitados, llamándolos pati en el suelo, mediocres. etc. Sin apoyo popular no se ganan elecciones o no se obtiene victoria en el combate.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto deberías dejar que se publique libremente los comentarios ya que actualmente están sujeto a la aprobación de si te gusta o no. Debes eliminar solo SPAM, o los de subido de tono. ¿O no estás de acuerdo con la libertad de expresión?

    ResponderEliminar