miércoles, 1 de enero de 2014

El 2014 y la herencia económica del 2013

@GonzalezGDaniel

El 2013 económicamente hablando, no fue bueno para una parte del país y digo una parte dejando por fuera de forma intencional a quienes la crisis no les toca ni de cerca, gracias a sus empresas de maletín y las jugosas ganancias que obtienen de esa operación sencilla de comprar dólares a 6,30 bolívares y operarlos luego a precios impublicables, pero, lamentablemente estos pocos no son representativos de la enorme cantidad de venezolanos cuyo acceso a los dólares está tan restringido como su acceso al papel tualé.


El Banco Central de Venezuela en un acto de complicidad obscena con el gobierno, publicó en los últimos días del año que recién termina el reporte de inflación de noviembre con muchos días de retraso y sospechosamente, también dio a conocer la proyección de la inflación de diciembre con muchos días de antelación, situación que ha creado entendibles suspicacias no solo entre el gremio de economistas, sino también en el de las amas de casa que no creyeron mucho eso de que la inflación del último mes del año sería apenas de un 2,2%. Lo cierto es que con esos números la inflación de 2013 cerraría alrededor del 56% y con ese precedente entramos en 2014, un año que no promete muchas mejoras, si se tiene en cuenta que la aceleración de la inflación no ha obedecido a la “guerra económica” que esgrimió Nicolás Maduro como tesis y que defiende también el genuflexo BCV rojo rojito. La inflación en Venezuela, amigos lectores, obedece a una mezcla mortal de excesiva liquidez auspiciada por el BCV, producción casi nula y escasez de bienes exagerada. Muchos bolívares intentando comprar cada vez menos cosas. El panorama, ciertamente, no se muestra muy alentador para 2014.

Sobre el control de cambio, aún a finales del año pasado, pesaba una atmósfera de misterio. ¿Devaluarán? ¿No devaluarán? ¿Se mantendrá Cadivi? ¿Cuál será el nuevo mecanismo de asignación de divisas? Las especulativas malas lenguas dicen que el tipo de cambio oficial podría subir de 6,30 bolívares por dólar a alrededor de 11,30 bolívares por dólar y que esto podría ocurrir en cualquier momento de 2014. Lo cierto es que un gobierno derrochador como este, cada día necesita más bolívares. No de gratis el tema del incremento del precio de la gasolina para los venezolanos –no para los chulos extranjeros a quienes se las vendemos para que las paguen en cómodas cuotas de tarde, jamás y nunca-, está en el tema desde hace ya varias semanas. Devalúen o aumenten la gasolina o hagan las dos cosas, indudablemente tendrá impacto en los precios que los consumidores finales pagan por los bienes.

El desempeño de la economía en 2013 fue pobre. El mismo presidente de la República lo reconoció a final de año. No llegamos a crecer ni 2%, 1,6% para ser exactos. ¿Estanflación? Depende del cristal con que se miré, pero lo cierto es que la economía ha desacelerado su ritmo y la inflación avanza, sí, a paso de vencedores. Lo preocupante es que no hay señales claras que permitan proyectar en el corto plazo un cambio para esta tendencia, sobre todo en un gobierno que copia y exagera el discurso espantador de inversiones del difunto Hugo Chávez.

Por lo pronto, debemos prepararnos para seguir enfrentando una situación económica delicada en 2014. Comprando lo que se encuentre. Haciendo largas colas y buscando, a muerte, la forma de optimizar los exiguos ingresos que mes a mes consume la inflación. Durante los próximos días daré algunos tips para la mejora de las finanzas personales en esta continuación de los tiempos de revolución.

Daniel González G.


1 comentario:

  1. Los meses mas duro entre Marzo y Abril 2014, cuanto probablemente EEUU comience a recoger la liquidez monetaria generada por el relajamiento cuántico, revaluándose el dólar con respecto al euro y otros principales pares se traduce en una baja del Precio del Petróleo. Dios quiera y el gobierno haga algo coherente con la oferta monetaria y el gasto fiscal en éste primer trimestre. Saludos.

    ResponderEliminar