lunes, 25 de febrero de 2013

ALGUNAS EMPRESAS DEBEN HACER MÁS QUE UNA DECLARACIÓN DE RENTAS


Las empresas venezolanas que realicen operaciones con entidades vinculadas en el extranjero, a los efectos de la legislación vigente, deben cumplir con una serie de deberes formales ante la Administración Tributaria. Para que nuestros lectores tengan una idea más amplia de lo que se trata, conversamos con Susana De Jesús, Socia de BaseFirma empresa especializada en precios de transferencia y con presencia en Europa, Estados Unidos y las principales capitales de América Latina.


Antes de entrar más en materia, es preciso aclarar a efectos de la legislación venezolana qué se considera partes vinculadas.
La Ley de Impuesto sobre la Renta en el artículo 117 explica que una parte vinculada será la empresa que participe de forma directa o indirecta en la dirección, control o capital de otra empresa, así como cuando las mismas personas participan también en la dirección, control o capital de ambas empresas.  También el artículo 119 señala que las operaciones entre personas naturales o jurídicas residentes o domiciliadas en Venezuela y las personas naturales, jurídicas o entidades ubicadas o domiciliadas en jurisdicciones de baja imposición fiscal, se consideran operaciones entre partes vinculadas.
Tenemos entendido que en Venezuela las empresas que realizan operaciones con partes vinculadas, además de hacer su respectiva declaración de rentas, deben cumplir con otros requerimientos de ley en el área de precios de transferencia. ¿Puede indicarnos cuáles son estos?
Sí, la ley señala en el artículo 169 que estas empresas deben conservar la documentación relacionada al cálculo de los precios de transferencia. Ya es práctica común que una parte significativa de esta información se recoja en un informe que contiene la lista de activos fijos utilizados en la producción de la renta, los riesgos asociados a la actividad, el esquema organizacional de la empresa, la información sobre las operaciones realizadas con partes vinculadas, los resultados de los estados financieros del contribuyente del ejercicio fiscal bajo análisis; los contratos, acuerdos o convenios celebrados entre el contribuyente y sus vinculados en el exterior, toda la información relacionada a las estrategias comerciales de la empresa bajo estudio, la información sobre el o los métodos utilizados en la determinación de los precios de transferencia, etc. Toda esta información debe recopilarse y mantenerse en los archivos de la empresa para que estén disponibles cuando la autoridad fiscal los solicite.  Además, las empresas venezolanas que mantengan operaciones con vinculadas en el exterior, deben presentar ante el SENIAT, mediante una declaración con objeto informativo, que en nuestro país se conoce como Declaración Informativa Forma PT-99, las operaciones entre partes vinculadas realizadas durante el ejercicio fiscal tal como lo indica el artículo 168 de la Ley de Impuesto sobre la Renta.
¿Qué sanciones establece la LISLR a las empresas que incumplan la normativa vigente?
El Código Orgánico Tributario establece una serie de sanciones para las personas jurídicas que incumplan la legislación. Por ejemplo, el artículo 103 establece que se impondrán sanciones de entre 10 a 50 unidades tributarias por la no presentación de la declaración. Por la no utilización de la metodología establecida, la sanción oscila entre 300 y 500 U.T y cuando exista una defraudación fiscal superior a 2.000 U.T, el artículo 116 del C.O.T establece pena de prisión.
Según su experiencia, ¿considera que las empresas venezolanas cuentan con suficiente información respecto a estos temas?
Si bien tiende a disminuir el número de empresas en desconocimiento de lo relativo a los Precios de Transferencia, en mi practica de estos años me he encontrado con empresas que no han presentado la Declaración Informativa Forma PT99 y por tanto, no realizaron los informes correspondientes, que sirven como parte del soporte requerido, algunas se enteran cuando las visitamos a ofrecer nuestros servicios de asesoría, de que pudieran estar incumpliendo dichos deberes formales y otras cuando son objeto de fiscalización en la materia por la Administración Tributaria.
¿Qué le recomendaría a las empresas, que teniendo la obligación de realizar estas declaraciones, no la hacen?


Continúe la entrevista en http://basefirma.blogspot.com/2013/02/entrevista-basefirma-en-semanario.html

domingo, 24 de febrero de 2013

Networknomics, un nuevo modelo para la innovación y comercialización


Networknomics se refiere a un libro escrito por José Cantera, socio de Telecomunicaciones, Media y Tecnología de KPMG España, que pretende promover “un nuevo modelo estratégico para que las empresas innoven y comercialicen de manera diferente, asociado a las nuevas tecnologías digitales”.

El Sr. Cantera estuvo de visita en Caracas y tuvo la oportunidad de expresar sus ideas respecto a este nuevo modelo. Afirmó que el “mundo debe entenderse como una gran red globlal” y que hoy “se puede hacer negocios de una forma diferente, aprovechando el poder de las redes”. Los tiempos han cambiado y de esto va Networknomics. Las personas, hoy, pueden autoorganizarse con modelos alternativos a los jerárquicos y bajo este nuevo orden económico y social en el que las personas se conectan sin miedo, se abre “un nuevo espacio de soluciones de creación de valor en una realidad en red de personas, organizaciones y dispositivos conectados”. “Es un nuevo paradigma económico en el que tenemos que concentrar esfuerzos en las tres palancas fundamentales de un ecosistema en red; más creatividad, más conectividad y más colaboración”. En la actualidad, para cambiar al mundo no hace falta ser un gigante. “Hay gente que está cambiando al mundo sin que haya ninguna institución detrás”, señaló Cantera. En este mismo orden de ideas, aseveró que “el modelo donde una empresa grande dominaba y controlaba todo, es cada vez menor”.
En cuanto a los cambios que podrían empezar a generarse en las empresas, afirma que “que nadie va a cambiar si no cree que tiene la necesidad de cambiar”. En este sentido afirmó que “Nokia hace 5 años vendía el 70% de los celulares del mundo” y ha perdido ese liderazgo. “Kodak no vio el cambio de la fotografía digital y ha desaparecido. Hay muchas empresas que no han visto este cambio”.
Nuevos tiempos, nuevos modelos.
Daniel González González 

viernes, 22 de febrero de 2013

Los "pueblos del cáncer" en China

En un documento oficial del Ministerio de Medioambiente chino, se ha admitido la existencia de pueblos enteros con una alta incidencia de cáncer debido a la contaminación. Algunos de estos son conocidos como "pueblos del cáncer". 

El informe no da detalles sobre las causas o la prevalencia de la enfermedad, pero, según estudios de expertos extranjeros, existen cientos de localizaciones con niveles de la enfermedad superiores a lo normal y estas suelen estar cerca de ríos. 

El Ministerio advierte que el país se enfrenta a una grave situación en lo que respecta al control de la contaminación originada por productos químicos y, cita como causa los controles inadecuados del riesgo contaminante por parte de las empresas, la carencia de políticas sistemáticas para restringir la fabricación y el uso de químicos muy tóxicos y peligrosos, y la insuficiente capacidad de las autoridades de monitorear y supervisar la polución. En el informe se reconoce que el país utiliza "productos químicos venenosos y dañinos" que están prohibidos en los países más desarrollados.

El rápido crecimiento económico experimentado por China en los últimos treinta años ha tenido un gran impacto medioambiental, tanto, que el año pasado, el viceministro de recursos del agua dijo que el 40% de los ríos está seriamente contaminado y el 20% contiene tanta polución que su agua es considerada demasiado tóxica para el simple contacto humano.

@GonzalezGDaniel

Con información de El País 

lunes, 18 de febrero de 2013

Inflación en enero fue mayor a la de Colombia, Perú y Chile en todo 2012


@GonzalezGDaniel

Enero ha sido un mes interesante en materia de precios. La inflación continuó su aceleración, se incrementó el índice de escasez y cayó el de diversidad.

En Colombia, el Índice Nacional de Precios al Consumidor varió respecto a 2011, 2,44%. En enero de este año, la variación porcentual fue de 0,3 puntos. Desde 1998, cuando en Colombia se registró una inflación de 16,7%, esta ha ido descendiendo hasta alcanzar en los últimos tres años un promedio de 3,11% anual. En Perú, el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática en su primer informe de precios de 2013, indicó que entre enero y diciembre de 2012, el Indice de Precios al Consumidor a Nivel Nacional, llegó a 2,65%. Por su parte, en enero de 2013, el IPC nacional subió 0,12% respecto a diciembre. De acuerdo con el INEI, la variación de la agrupación Alimentos y bebidas no alcohólicas, experimentó una cambio de -0,19%. Un último caso, Chile. En ese país, la variación del Índice de Precios al Consumidor en 2012 fue de 1,5%, menor a la de 2011 cuando cerró en 4,4%. En enero de 2013, la variación fue de apenas 0,2%. Traigo esto a colación para que mis lectores se den cuenta de algo que salta a la vista. La inflación de enero en Venezuela, que según el Banco Central de Venezuela fue de 3,3% respecto a diciembre, fue superior a la de estos tres países en todo un año. También es importante destacar que es la observación más alta para ese mes desde que se mide el índice a nivel nacional.
El instituto emisor venezolano informó el pasado 8 de febrero que el INPC seguía con su tendencia al alza. Lo cierto es que luego del descenso mostrado entre enero y abril de 2012, a partir de julio los precios empezaron a subir y aunque en la nota de prensa más reciente, el BCV destaca la desaceleración respecto a diciembre, lo cierto es que esta fue de apenas 0,2%, el equivalente a la variación del índice en Chile. Aunque el BCV señala que sólo dos de las 13 agrupaciones, superaron el promedio global, el incremento de estas fue significativo. En un mes, Alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron 5,3%, mientras Restaurantes y hoteles hicieron lo propio 4,2%.
Continuando con la revisión de la variación del IPC de otros países de la región, observamos que en Costa Rica, los precios de los bienes y servicios registraron un incremento de 1,31% respecto a los observados en diciembre. Aun así, la variación interanual fue de 5,74%. En Bolivia, la variación mensual del IPC fue de 0,66%. El Instituto Nacional de Estadísticas de la República Oriental del Uruguay reporta una variación del IPC en enero de 1,90% y una variación anualizada de 8,72%. Por su parte, en Brasil el Instituto de Geografía y Estadística anunció que la inflación oficial fue de 0,86% en enero, la mayor en ese mes de los últimos diez años.
Los indicadores conexos
Con la información recabada mensualmente por los encuestadores del BCV, puede obtenerse además del INPC, una referencia sobre el abastecimiento de bienes en la economía. El primero de ellos es el indicador de escasez, que en enero subió a 20,4%, desde el 16,3% de diciembre. Así, enero de 2013 se convierte en uno de los peores meses para la situación de abastecimiento del país. Este 20,4% es el porcentaje en que el producto específico investigado no está presente en el establecimiento y tampoco se encuentran otros productos del mismo rubro que permitirían hacer la sustitución del producto inicialmente buscado. El índice de diversidad también cayó al nivel más bajo de los últimos 5 años, ubicándose en 90,5 desde el 160,4 de diciembre. Tomando como base el año 2003, este índice toma como base las distintas presentaciones que existían en el mercado ese año y posteriormente, el resultado de cada mes registra en cuanto se ha incrementado o disminuido la gama de presentaciones de los productos respecto a su valor inicial.
El bochornoso caso de Argentina y sus cuentas chimbas
A inicios de mes, la corresponsal en Argentina del diario ABC, Carmen de Carlos, confirmó que el gobierno de Cristina Fernández, “pasará a la historia como el primero en ser amonestado por el organismo financiero más importante del planeta”. Para que se hagan una idea de los motivos de la amonestación, se citan las cifras de inflación de 2012. El Indec reconoce una inflación de 10,8%, mientras las consultoras privadas independientes y los argentinos reportan cifras cercanas al 25,6%. Las cuentas argentinas han despertado las dudas del organismo desde hace varios años y la sanción implica que si Argentina no hace fiables sus estadísticas antes de octubre, el país podría ser expulsado del Fondo.

Daniel González González


A propósito del Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario


@GonzalezGDaniel

Mientras la prensa se hace eco de grotescas denuncias relacionadas con el sector cambiario y Cadivi, tras la eliminación del Sitme se crea un Órgano Superior destinado a “controlar” con más fuerza la asignación de divisas. Como ya es costumbre en este Gobierno, no será el mercado el que dicte las pautas. Otro cónclave –otro por el nombre, porque en teoría sigue siendo Finanzas, el BCVy el Ministerio del PP de Petróleo y Minería- continuará decidiendo las “prioridades” en la asignación.
Se escuchó su nombre por primera vez el viernes 08 de este mes, cuando el ministro Giordani junto a Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela, anunciaron la devaluación del bolívar. Un día después, el sábado 09, el Órgano se instalaba en la sede de Cadivi en Los Chaguaramos y según Jorge Giordani, se iban a abocar a “los trabajos necesarios y a la programación para el adecuado uso de las divisas”. En otras palabras, cuatro gatos en un cónclave continúan decidiendo hacia qué sectores se orientan las divisas.
Lo cierto es que el decreto Nº 9.381 de la Gaceta Oficial 40.108, afirma que la creación de este Órgano está destinada al bienestar de la población, a la orientación adecuada del crecimiento del país, y a la creación del régimen y las políticas cambiarias, así como la tendencia hacia la baja inflacionaria.
Según el artículo 2 del decreto, el Órgano tendrá como objeto “el diseño, planificación y Ejecución de las estrategias del Estado en materia cambiaria, para alcanzar la máxima transparencia y eficacia en la asignación de divisas al sector económico del país”. Ante este propósito de “transparencia”, conviene preguntarse si este Órgano en alguna manera contribuirá al esclarecimiento de hechos de corrupción ligados a Cadivi como los que se han denunciado en las páginas de investigación de este semanario. Tan sólo la semana pasada, en una nota titulada Mafias en Miami hacen su agosto con Cadivi, se da cuenta de una situación irregular que viene ocurriendo con las importaciones de químicos, donde los operadores en la aduana de Maiquetía dejan pasar sin verificar el material químico que llega, siempre y cuando se les pague por ello.
Las atribuciones del mencionado Órgano no pueden ser más representativas de la planificación centralizada que de acuerdo al Programa de la Patria 2013-2019, la “revolución” busca fortalecer. Las atribuciones son: fijar prioridades en la asignación de divisas del año fiscal, direccionar la calidad y cantidad de las importaciones que sean necesarias para alcanzar las metas presupuestarias, equilibrar los flujos de disponibilidad de divisas a las necesidades presupuestarias y a la orientación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social, crear un sistema integrado y automatizado entre el Ministerio del PP de Planificación y Finanzas, el Banco Central de Venezuela y el Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria y Aduanas; orientar la aplicación de los certificados de no producción e insuficiencia de acuerdo a los objetivos del Plan de Desarrollo Económico y Social y a la disponibilidad de divisas; presentar al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, políticas y proyectos para aumentar el flujo de divisas al país, adicionalmente a los provenientes de la industria nacional de hidrocarburos y presentar con carácter anual al Presidente de la República, las políticas de importación y exportación no tradicionales que puedan desarrollarse en el ejercicio fiscal. En este sentido, se convierte en un órgano que centraliza la definición de políticas orientadas a decidir qué se importa, cuánto se importa y quién lo importa.
Cadivi en 2012
Según las estadísticas de Cadivi, en 2012, el monto promedio diario autorizado para liquidar por la Comisión fue de 77,69 millones de dólares. Siendo los sectores Alimentos, Salud, Automotríz y Químico los que mayor porcentaje de participación tienen en el monto total. El sector químico tiene una participación de 9,67% y el monto liquidado por el Banco Central de Venezuela llegó a 1.905,03 millones de dólares, de un monto autorizado de 2.492,14 millones. Precisamente es este sector el que se menciona en la nota que se publicó la semana pasada en este semanario, en la que se menciona que de este total se habría desviado una importante cantidad para otras actividades distintas a las asignadas por Cadivi. Las empresas utilizarían apenas un 10% de la divisa preferencial para estas importaciones y el resto, presuntamente se desviaría hacia una mafia que se lucra con este negocio.
En el último trimestre del año, Cadivi autorizó a liquidar 9.405,4 millones de dólares, la mayor cantidad de los cuatro trimestres del año
Mucho tememos que lamentablemente éste será un Órgano burocrático más, que lejos estará de solucionar los graves problemas del mercado de divisas del país y qué sólo contribuirá al lucro ilegal de algunos, situación que siempre se deriva de condiciones de excesiva regulación.   
Daniel González González.


sábado, 16 de febrero de 2013

A propósito de la devaluación y el discurso


Mi hermano Rubén, transcurrida una semana exacta desde el anuncio de la devaluación, buscó en mi blog -este que estás leyendo- algo relacionado con el tema y no encontró nada. Lo confieso, no escribí sobre ese tema porque cuando fue anunciada la medida, el semanario para el que escribo ya estaba en imprenta y redactar una nota para este domingo, no tenía mayor sentido, tomando en cuenta que el tema ya había sido prostituido tanto por los mejores economistas de este país, como por aquellos que sin saber que es ni con que se come una devaluación, le seguían el juego al Gobierno con aquello de que “con esto protegemos la riqueza del pueblo”.

Lo primero que debemos hacer es entender qué es una devaluación.  Zorrilla Arena en su libro Cómo aprender economía, nos da el concepto más sencillo. Él nos dice que cuando “se eleva el precio de la moneda extranjera respecto de la nacional” se presenta lo que se llama devaluación. El mismo autor sostiene que “es el reflejo del desorden monetario y económico que han producido las políticas económicas de un Gobierno, debido al enorme aumento del gasto… al aumentar el gasto, se crean déficits presupuestales que se cubren…  por medio de endeudamientos exteriores y emisiones de nuevas cantidades de dinero”. He aquí una de las razones que explica otra devaluación ejecutada por un Gobierno que ha podido trabajar con uno de los precios del barril de petróleo más alto de la historia. Y no se crean esa especie de que el precio del petróleo está en esos niveles gracias a la “revolución”. Los precios del petróleo, señores, dependen de una multiplicidad de factores, entre los que se pueden citar, además de las fuerzas de la demanda y oferta mundial, las disponibilidades e incluso los conflictos armados. Sí, las guerras son terribles, pero incrementan la demanda y presionan los precios al alza.

Ya con el concepto claro, quizá, algunos se preguntaran: ¿es buena? ¿es mala? La devaluación trae dos consecuencias fundamentales, por una parte, hace que el poder adquisitivo del dinero se desplome. Haga la prueba y compare si en el mercado, pudo comprar lo mismo con igual cantidad de dinero con la que hacía mercado en diciembre. Y la segunda, casi que derivada de su propia nombre, la moneda pierde valor, en este caso, frente al dólar de los Estados Unidos. Ahora bien, el fin de la devaluación debiera ser el de la corrección de los desequilibrios fiscales y emprender un nuevo rumbo, pero en el caso venezolano y como lo repitieron durante toda la semana los mejores economistas de este país, en Venezuela la devaluación siempre tiene un fin “fiscalista”. En otras palabras, el Gobierno convertido en delincuente de cuello blanco, asaltando sin armas al ciudadano. La devaluación, acompañada de otras medidas debería, entre otras cosas, estimular la actividad económica interna, procurar el descenso de las importaciones e incrementar las exportaciones de bienes y servicios. Pero lo cierto es que con el anuncio de devaluación, antes de presentar un plan coherente para estimular la producción nacional, lo que hizo esa lumbrera del empobrecimiento sistemático de los venezolanos, llamado Jorge Giordani, fue decir que exceptuando la eliminación del Sitme, que ya es bastante, todo queda igual. Sin un plan productivo, ¿qué demonios podemos exportar? ¿Pobres? Si seguimos como vamos, capaces. Sin aumentos de la producción nacional y sin nada que exportar, sólo nos queda traer de afuera todo y bajo ese esquema, unido al nivel de gasto del Gobierno, estamos ya a las puertas, en dos o quizá tres años, de un nuevo “ajuste del tipo de cambio”.  

Y precisamente el tema del “ajuste cambiario” me lleva al tema del discurso. Como el Gobierno sabe que el término “devaluación” genera ronchas, utilizan dos palabras de esas “hechas en socialismo”. Así como ahora los presos no son presos sino “privados de libertad”, la devaluación tampoco es devaluación sino “ajuste cambiario”. Los voceros del Gobierno, entre ellos, el presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Ricardo Sanguino, afirmaban que las medidas estaban orientadas a la búsqueda de la estabilización de los niveles macroeconómicos y sociales, según el portal de VTV. ¿Pero y esto será que se unta con la margarina escasa? Por el amor de Dios, sólo estás devaluando y estás manteniendo el resto del sistema tal cual está. El discurso del vamos bien, de en unos años seremos potencia, ha calado de tal forma en el ciudadano que sólo repite las insulsas palabras de Maduro -carentes de la más mínima esencia científica- que algo que en otros tiempos era visto como una desgracia y motivo de cacerolazos, hoy es bueno, positivo para el país. El ¿presidente? Chávez siempre hablaba de la ética del discurso. Al respecto pido permiso para hacer algunos comentarios sobre un tema que no manejo con experticia, pero considero que un discurso ético debe ser primeramente sincero, transparente y que exponga las verdaderas intenciones de quien lo pronuncia. Pero un discurso tramposo, eufemístico y hasta calumniador –porque según era Capriles quien traía un paquetazo- dista mucho, a mi juicio, de ser ético. Mucho menos ético es que voceros del BCV aseguraban la semana antes de la devaluación que ese escenario era imposible y me pregunto: ¿Será que en ese momento no sabían que faltaba plata para pagar las pensiones, como lo dijo Giordani en su rueda de prensa? Siempre he creído que sobre la ignorancia se construyen los más sólidos guardianes de la propia destrucción y los más celosos custodios de los discursos inmorales. El viernes negro, aquel 18 de febrero de 1983, hoy es terrible, gobernaban los “apátridas”. Este otro viernes negro, el del 08 de febrero de 2012, es lo mejor que le pudo haber pasado al país, gobierna mi “comandante presidente”. Y lo único cierto es que mientras mi sueldo y el tuyo vale menos, el equipo que prepara los discursos lisonjeros al régimen trabaja a mil por hora. Lo peor aún no llega y ellos son fundamentales para que cuando eso momento nos toque a la puerta o nos de un manotazo en la cara, lo malo parezca bueno.

domingo, 10 de febrero de 2013

Bonos y Obligaciones emitidos por el BCV experimentaron un incremento de 128,14%


Las inversiones en títulos valores representan más de un  cuarto del total del sistema bancario nacional. Dentro de los títulos valores emitidos por el Estado, se encuentran las obligaciones emitidas por el Banco Central de Venezuela. Este saldo, según las estadísticas de Sudeban, registró un incremento de más de 128% entre noviembre y diciembre del año pasado.
Según se desprende de las estadísticas de la Superintendencia de Bancos y tal como fue plasmado en nuestro Ranking Bancario publicado la semana pasada, las inversiones en títulos valores se ubicaron al cierre del año en 250.111.583 miles de bolívares. Comentábamos en esa edición que ese saldo representaba un incremento de 76,23% respecto al saldo de diciembre de 2011. Allí se observaba un incremento de 128,4% de los Bonos y Obligaciones emitidos por el BCV respecto al mes de noviembre.
Los títulos valores del Estado están compuestos principalmente por las Letras del Tesoro, los Bonos y Obligaciones de la Deuda Pública Nacional , Bonos y Obligaciones emitidos por el BCV, otros títulos valores emitidos o avalados por la Nación y los bonos agrícolas. Según se desprende de las estadísticas de la Sudeban, en noviembre, las inversiones en títulos valores de la banca universal y comercial del país ascendían a 10.096.151miles de bolívares y en diciembre, cerraban en 23.033.342 miles de bolívares.
En este sentido, ¿qué pasó por banco? Banesco, por ejemplo, al cierre de noviembre contabilizaba 350.000 miles bolívares por el concepto que nos ocupa y al cierre de diciembre poseía 1.167.732 miles de bolívares, lo que representa un incremento de 234%. El Banco de Venezuela incrementó su saldo 120%, pasando de 1.850.000 miles de bolívares en noviembre a 4.066.270 miles de bolívares en diciembre. Entre segmento privado y público, se observa que el saldo de la banca de capital privado se incrementó 119%, mientras que el de la banca de capital del Estado aumentó 167%. Destacando que en este último caso, los bancos Bicentenario, del Tesoro e Industrial de Venezuela no contabilizaban la tenencia de estos bonos al cierre de noviembre y al finalizar diciembre, contabilizaban entre los tres 874.000 miles de bolívares.
¿Con qué fin se emiten estas obligaciones?
En general, los títulos valores del Estado se emiten para financiar proyectos específicos, la atención de compromisos contraídos con anterioridad o para atender deficiencias temporales de liquidez en la Tesorería (en especial los DPN y las Letras del Tesoro). Generalmente estos instrumentos son colocados entre las mismas instituciones financieras.
26,95% del activo total
Como se sabe, las Inversiones en Títulos Valores forman parte del activo del sistema bancario nacional y al cierre de diciembre representaban el 26,95% de éste. Las disponibilidades también forman parte del activo y representan un 22,89% del total del activo. Este saldo representó un crecimiento de 5,61% respecto al cierre de noviembre de 2012. El saldo también representa un aumento de 58,96% en relación al cierre de diciembre del año pasado. La Cartera de Créditos es el otro componente importante de esta cuenta del balance y representa el 42,85% del total. Al cierre del mes de diciembre se ubicó en 397.606.663 miles de bolívares, lo que representó un incremento de 3,73% respecto al mes de noviembre y de 50,03% respecto a diciembre de 2011.

Daniel González González.
@GonzalezGDaniel

… a 5 minutos de una Casa de cambio donde compras dólares a 4,30


La nota de esta semana no iba a titularse así, pero un amigo me hizo llegar una de esas imágenes que conjuga el humor negro de los venezolanos con este realismo mágico que debemos padecer día a día. La imagen en cuestión presenta el logo del Gobierno Bolivariano de Venezuela y acto seguido se lee lo siguiente: “El concesionario que venderá todos los carros a precio regulado está al lado de donde venden el cemento y la cabilla regulada, a pocos metros del abasto donde se consigue pollo, harina Pan, Mazeite, azúcar, café y mantequilla (todo regulado) y a 5 minutos de una Casa de Cambio donde compras dólares a 4,30”.

Si la viera un lector desprevenido de algún país vecino o un turista recién llegado al país, de seguro no le encontraría sentido; pero cualquiera de mis lectores venezolanos, enseguida le encontrará el sentido. Una escena que representa de forma cruel a un  país que teniendo las reservas petroleras más grandes del mundo, es incapaz de proveerle a su población los alimentos más básicos, haciendo que uno se pregunte: ¿Y dónde está la cacareada seguridad alimentaria? Lo más insólito es que ni en Mercal, PDVAL o la red de abastos Bicentenarios hay comida. Me refiere una fuente que en los estados andinos, conseguir pollo, café, leche o carne es literalmente más complicado que “matar un burro a pellizcos”. Pero no es que no se consiguen en los grandes supermercados, esos centros acusados por este gobierno (así, sin mayúsculas) de crear escasez, desabastecimiento, inflación y cualquier otra cantidad de males; es que ni siquiera se encuentran en las redes de distribución públicas.
Me relata mi fuente el malestar que sintió al pasar la frontera y ver los supermercados de la hermana Colombia. Abarrotados como hace siglos no los vemos aquí. Con harina de maíz, café, azúcar y demás, en todas sus marcas y presentaciones. No como en esta desahuciada patria que por culpa de este gobierno irresponsable  casi nos hemos acostumbrado a llevar lo que hay y entonces, frente al producto escaso, ni usted ni yo podemos escoger. Sólo queda llevarse, resignado, lo poco que hay. Y así llega uno al supermercado y se consigue con una sola marca de pasta, otra de mayonesa y una sola presentación de papel higiénico. Hasta en eso este régimen ha sido perverso. No es el consumidor quien decide que compra. Ya ni ese poder de decisión tenemos. Como tampoco tenemos el de hacer mejoras en la vivienda cuando se quiera. Todo depende del cemento que deje la Gran Misión Vivienda, por ejemplo.
Y mientras los mercados gritan las consecuencias de los controles, el gobierno se empeña en seguir regulando, creando perversiones cada vez mayores. Lo que se está viendo con el dólar es terrible. Según el Índice BigMac, el bolívar es la moneda más sobrevaluada del mundo y mientras aquí se impone la tesis del Sr. Giordani de mantener el tipo de cambio fijo en 4,30 bolívares por dólar, aquí el precio de venta al público de muchas cosas, que van desde aparatos electrónicos hasta ropa, se está calculado a un tipo de cambio que ni dobla ni triplica, sino que multiplica por mucho el “tipo de cambio vigente”. Pero ese del que no se puede hablar es el que manda, porque además, según señaló en la edición pasada este mismo semanario, hasta funcionarios de Cadivi matraquean a las empresas con el tema de la asignación. En la nota firmada por Juán Avila, se afirma que “las empresas que requieran obtener dólares deben pasar varias alcabalas y dejar algo en cada una de ellas, y aun cuando entreguen toda la documentación necesaria, pueden pasar meses bloqueadas porque los directivos de Cadivi ‘aguantan’ las decisiones por un tiempo determinado para presionar a los solicitantes”.
Y para aquellos que piensan que esto es transitorio, sólo les puedo recordar que a 5 minutos de la casa de cambio donde compras dólares a 4,30, está el apartamento que puedes alquilar sin ningún inconveniente y cerquita, un poco más allá, las medicinas con precios regulados y los jabones medicados para pieles con dermatitis. Doblando a la esquina, los apartamentos y casas para alquilar como en los “peores” tiempos de la estigmatizada cuarta República.
La Venezuela de las libertades económicas se acabó. La Venezuela de la bonanza económica, terminó. Lo que está quedando es esta. La Venezuela donde el concesionario que venderá todos los carros a precio regulado está… a 5 minutos de una Casa de Cambio donde compras dólares a 4,30. La Venezuela de la nada. La Venezuela de la miseria.
Daniel González González
@GonzálezGDaniel

viernes, 8 de febrero de 2013

BCV: Indicador de escasez pasa de 16,3% a 20,4% en diciembre

Según el Banco Central de Venezuela, el indicador de escasez pasó de 16,3% en diciembre a 20,4% en enero. Esta es la observación más alta de los últimos años.  

lunes, 4 de febrero de 2013