martes, 16 de abril de 2013

Un primer día de abusos


Nicolás Maduro, al mejor estilo de su “padre” político, en un solo día ha realizado tres cadenas de radio y televisión, sometiendo a todo el país a su “retórica” vacía. Creyéndose más que la Constitución Nacional y sin ningún “Poder” que le haga contrapeso, viola el artículo 68 de la Carta Magna venezolana, que establece que “los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otro requisito que los que establezca la ley”. Así y como nunca lo hizo Hugo Chávez, el Sr. Maduro prohíbe explícitamente que la mitad del país que está en contra de la continuidad del proyecto que hereda de su mentor, pueda manifestarse por las calles del centro de la capital venezolana. El Sr. Maduro, en cadena nacional dijo que “no se va a permitir la marcha al centro de Caracas, no lo voy a permitir. Mano dura voy a poner contra el fascismo y contra los que atenten contra la democracia. Si quieren derrocarme, vengan por mí”.

El colmo del abuso, repito, al mejor estilo Chávez, se materializó cuando la rueda de prensa de Henrique Capriles con periodistas de medios nacionales e internacionales fue interrumpida por una nueva cadena en el estado “Maracay” como dijera Maduro, para mostrar la inauguración de un CDI. En esa nueva cadena y para contrarestar el efecto de los cacerolazos convocados por Henrique Capriles, invitó a sus seguidores a lanzar cohetes y colocar a todo volumen las canciones de Alí Primera.

Esto no es más que el principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario