lunes, 18 de febrero de 2013

A propósito del Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario


@GonzalezGDaniel

Mientras la prensa se hace eco de grotescas denuncias relacionadas con el sector cambiario y Cadivi, tras la eliminación del Sitme se crea un Órgano Superior destinado a “controlar” con más fuerza la asignación de divisas. Como ya es costumbre en este Gobierno, no será el mercado el que dicte las pautas. Otro cónclave –otro por el nombre, porque en teoría sigue siendo Finanzas, el BCVy el Ministerio del PP de Petróleo y Minería- continuará decidiendo las “prioridades” en la asignación.
Se escuchó su nombre por primera vez el viernes 08 de este mes, cuando el ministro Giordani junto a Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela, anunciaron la devaluación del bolívar. Un día después, el sábado 09, el Órgano se instalaba en la sede de Cadivi en Los Chaguaramos y según Jorge Giordani, se iban a abocar a “los trabajos necesarios y a la programación para el adecuado uso de las divisas”. En otras palabras, cuatro gatos en un cónclave continúan decidiendo hacia qué sectores se orientan las divisas.
Lo cierto es que el decreto Nº 9.381 de la Gaceta Oficial 40.108, afirma que la creación de este Órgano está destinada al bienestar de la población, a la orientación adecuada del crecimiento del país, y a la creación del régimen y las políticas cambiarias, así como la tendencia hacia la baja inflacionaria.
Según el artículo 2 del decreto, el Órgano tendrá como objeto “el diseño, planificación y Ejecución de las estrategias del Estado en materia cambiaria, para alcanzar la máxima transparencia y eficacia en la asignación de divisas al sector económico del país”. Ante este propósito de “transparencia”, conviene preguntarse si este Órgano en alguna manera contribuirá al esclarecimiento de hechos de corrupción ligados a Cadivi como los que se han denunciado en las páginas de investigación de este semanario. Tan sólo la semana pasada, en una nota titulada Mafias en Miami hacen su agosto con Cadivi, se da cuenta de una situación irregular que viene ocurriendo con las importaciones de químicos, donde los operadores en la aduana de Maiquetía dejan pasar sin verificar el material químico que llega, siempre y cuando se les pague por ello.
Las atribuciones del mencionado Órgano no pueden ser más representativas de la planificación centralizada que de acuerdo al Programa de la Patria 2013-2019, la “revolución” busca fortalecer. Las atribuciones son: fijar prioridades en la asignación de divisas del año fiscal, direccionar la calidad y cantidad de las importaciones que sean necesarias para alcanzar las metas presupuestarias, equilibrar los flujos de disponibilidad de divisas a las necesidades presupuestarias y a la orientación del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social, crear un sistema integrado y automatizado entre el Ministerio del PP de Planificación y Finanzas, el Banco Central de Venezuela y el Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria y Aduanas; orientar la aplicación de los certificados de no producción e insuficiencia de acuerdo a los objetivos del Plan de Desarrollo Económico y Social y a la disponibilidad de divisas; presentar al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, políticas y proyectos para aumentar el flujo de divisas al país, adicionalmente a los provenientes de la industria nacional de hidrocarburos y presentar con carácter anual al Presidente de la República, las políticas de importación y exportación no tradicionales que puedan desarrollarse en el ejercicio fiscal. En este sentido, se convierte en un órgano que centraliza la definición de políticas orientadas a decidir qué se importa, cuánto se importa y quién lo importa.
Cadivi en 2012
Según las estadísticas de Cadivi, en 2012, el monto promedio diario autorizado para liquidar por la Comisión fue de 77,69 millones de dólares. Siendo los sectores Alimentos, Salud, Automotríz y Químico los que mayor porcentaje de participación tienen en el monto total. El sector químico tiene una participación de 9,67% y el monto liquidado por el Banco Central de Venezuela llegó a 1.905,03 millones de dólares, de un monto autorizado de 2.492,14 millones. Precisamente es este sector el que se menciona en la nota que se publicó la semana pasada en este semanario, en la que se menciona que de este total se habría desviado una importante cantidad para otras actividades distintas a las asignadas por Cadivi. Las empresas utilizarían apenas un 10% de la divisa preferencial para estas importaciones y el resto, presuntamente se desviaría hacia una mafia que se lucra con este negocio.
En el último trimestre del año, Cadivi autorizó a liquidar 9.405,4 millones de dólares, la mayor cantidad de los cuatro trimestres del año
Mucho tememos que lamentablemente éste será un Órgano burocrático más, que lejos estará de solucionar los graves problemas del mercado de divisas del país y qué sólo contribuirá al lucro ilegal de algunos, situación que siempre se deriva de condiciones de excesiva regulación.   
Daniel González González.


No hay comentarios:

Publicar un comentario