jueves, 10 de enero de 2013

Grecia: Año nuevo, crisis vieja


@GonzalezGDaniel

Año nuevo, crisis vieja. Los griegos recibieron el 2013 en medio de una huelga de los trabajadores del metro y con la realidad de nuevos recortes en sus ingresos. Las perspectivas no son buenas. Portugal, en cuanto a huelgas de transporte también se sumó y los empleados de las compañías ferroviarias auguran un enero complicado en materia de transporte ferroviario.

Grecia inició 2013 arrastrando los problemas no resueltos de 2012 y sin duda, con tendencia a agravarse. El nuevo año se inició con una nueva huelga de 24 horas, esta vez generada por los conductores de las tres líneas de metro de Atenas. No quedaron atrás las acciones de uno de los años más difíciles del país heleno, plagado de paros laborales y multitudinarias protestas.
¿A qué se debe el nuevo paro? A una figura llamada asimilación salarial, decidida por el Gobierno de Atenas, en el marco de una medida que equipara los salarios del personal de las compañías públicas al de los funcionarios de Estado y que fue exigida por los acreedores externos en el marco del segundo plan de rescate de Grecia aprobado hace casi un año, en febrero de 2012. El Sindicato de los Conductores de Metro, a través de un comunicado, expresó que “el trabajo de un empleado de los transportes urbanos es mucho más complicado que el de un funcionario de la administración y merece ser mejor remunerado”. Así, una vez asimilados a la plantilla del Ministerio de Transporte, decidieron que el primer día del año sea también festivo para ellos.
Así, el año que recién se estrena, se inicia con importantes cambios en el mercado laboral y comienza tal como ha concluido el año viejo, con una huelga y grandes problemas socioeconómicos de una población cada día más castigada por los severos ajustes presupuestarios que deberían salvar al país de la bancarrota.
Recortes, recortes y más recortes
Desde el primero de enero, el salario mínimo bruto de las personas mayores de 25 años de edad se reduce en un 20% hasta los 586 euros mensuales, mientras que el de los menores de 25 años baja hasta los 510,95 euros. En muchos sectores de la economía, como el de la venta al por menor, se introduce así no más la semana laboral de seis días, sin pago de horas extras o tiempo libre a cambio, aunque el horario semanal no debe superar las acostumbradas cuarenta horas.
A lo anterior se le suma que los griegos, a partir de este 1° de enero, dejaran de percibir todos los suplementos de salario por razones familiares, al tiempo que entran en vigor severas reducciones en las indemnizaciones por despidos. Entre un 5% y 20% oscila la nueva rebaja de las pensiones.
Los jueces, militares, agentes de policía y los médicos de hospitales públicos no sólo percibirán un sueldo rebajado en entre un 2% y un 27%; peor aún, la medida es retroactiva al pasado 1° de agosto.
Dolorosos para los griegos son todos estos recortes que se suma a los muchos más que han sido adoptados desde que en 2012 se evidenció una grave crisis de la deuda soberana griega y afectan principalmente a las personas de menores ingresos y a los pensionados. Mientras tanto, el desempleo no deja de crecer y los mermados ingresos familiares, en muchas oportunidades deben utilizarse para ayudar a uno o varios familiares que no tienen empleo.
De acuerdo con los últimos datos aportados por la Autoridad Griega de Estadísticas, la tasa de desempleo en septiembre fue 26%. Sin trabajo están más de la mitad de los jóvenes en edad activa y menores de 25 años. Con este panorama, los golpeados ciudadanos helenos entran en 2013 sin grandes expectativas de que el nuevo año sea mejor que el que se acaba de despedir, pues la mayoría de las previsiones insisten en que  se mantendrá la fuerte recesión y que el desempleo seguirá creciendo.
No están solos
Los griegos no han sido los únicos que han arrancado el año con el transporte público paralizado. Portugal inició el año con una huelga de maquinistas y revisores de trenes, cuyos paros se han repetido y acrecentando en los últimos meses por el recorte de salarios. Sindicatos del sector aseguraron que había circulado apenas el 1% de los 800 trenes que circulan al día por el país.
Los empleados de la compañía ferroviaria nacional reciben ahora cincuenta por ciento menos de lo que ganaban antes por cada día festivo trabajado, luego de la reforma del Código Laboral impulsada por el gobierno de Portugal, lo que ha originado la convocatoria de un amplísimo calendario de huelgas. Este mes será fatal para los portugueses, principalmente en el caso de los residentes de Lisboa y Oporto –las dos principales ciudades del país-, puesto que ya la compañía advirtió que debido a las protestas se disminuirá la circulación ferroviaria durante este mes, en especial por las mañanas.
Daniel González G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario