martes, 8 de enero de 2013

Cinco actividades no petroleras crecen menos en 2012


A pesar de que la economía, como un todo, creció en 2012 más que en el año previo, sólo dos actividades tuvieron un impulso importante, construcción y las instituciones financieras y de seguros. La minería, en el sector no petrolero y la refinación, en el petrolero, retrocedieron considerablemente. Actividades como manufactura, electricidad y agua, crecieron, pero a un ritmo menor al observado en 2011. ¿Qué pasará en 2013 si la construcción se contrae?

De acuerdo a las cifras preliminares difundidas a finales de diciembre por el BCV, el ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), resultó mayor en 2012, situándose en 5,5%, por encima del registrado en 2011 de 4,2%. Según estas cifras, la actividad no petrolera se expandió a una tasa de 5,7%, cuando al cierre de 2011 hizo lo propio a una tasa de 4,5%. Por su parte, la actividad petrolera se expandió a una tasa de 1,4%. Pero vale la pena revisar el desglose de las cifras en detalle para entender la dinámica de la economía venezolana durante el año que recién termina.
Las actividades no petroleras tienen 12 componentes. De esos doce componentes, la Minería decreció a una tasa de -5,3% y cinco (manufactura, electricidad y agua, transporte y almacenamiento, comunicaciones y productores de servicios del Gobierno general) crecieron a una tasa inferior a la experimentada en 2011. De hecho, la caída en electricidad y agua fue de 2 puntos porcentuales y en manufactura, 1,7 puntos porcentuales. ¿Cuáles fueron entonces las actividades que más crecieron en comparación con el año anterior? Pues, crecieron a un ritmo superior la construcción, el comercio y los servicios de reparación, las instituciones financieras y los seguros, los servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler; los servicios comunitarios, sociales y personales y productores de servicios privados no lucrativos y un repele denominado Resto, que agrupa agricultura, restaurantes y hoteles. Respecto al sector construcción, el Mensaje de Fin de Año del Presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes, no deja lugar para decir mucho. Cito textual: “con respecto al sector no petrolero, su expansión reflejó el notable dinamismo de las actividades “construcción” e “instituciones financieras y seguros” que crecieron a tasas de 16,8% y 32,9%, respectivamente. El auge de la construcción se explica por el aumento de las obras demandadas por el sector público, dado el impulso generado por la inversión de PDVSA, el avance de los proyectos públicos de infraestructura y la Gran Misión Vivienda Venezuela”. ¿Y que pasará en 2013 si a la postración del sector construcción privado, se le suma la paralización evidente de la Gran Misión Vivienda Venezuela? Y por favor, que alguien nos diga cuanto creció la agricultura. Según la nota de prensa difundida por el ente emisor, la actividad económica no petrolera tuvo una incidencia de 4,4 puntos en el crecimiento total del PIB y una ponderación de 77,6%.
Por su parte, la actividad petrolera mostró mejoría respecto a 2011 y esta se debió, según el BCV, a la mayor extracción de crudo y gas natural observada en el año. La refinación retrocedió 0,8% como consecuencia del accidente ocurrido en la refinería de Amuay, lo que implicó la paralización temporal de las operaciones y una caída interanual de 2,9 puntos porcentuales  en el valor agregado de esta actividad durante el tercer trimestre del año. Debe recordarse que la capacidad de refinación de Amuay representa el 49,5% del total del país. El comportamiento del sector petrolero lo explicó el presidente del BCV en los siguientes términos: “Este desempeño se mantiene dentro de las tendencias históricas de una rama de la economía sujeta a cuotas de producción de parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El sector petrolero tiene una incidencia de 0,2% y una ponderación de 10,9% en el PIB”, explicó.
Daniel González González

No hay comentarios:

Publicar un comentario