domingo, 2 de diciembre de 2012

¿Y qué hago con las utilidades?


En esta entrega me salgo un poco de los formalismos propios de los economistas y te doy ciertos tips para que aproveches mejor tus utilidades en una economía tan complicada como la nuestra.


A estas alturas del mes ya muchos han cobrado sus utilidades y los que no, se encuentran a la espera del pago. Las haya cobrado o no, de seguro se preguntará: ¿Qué hago con ellas? ¿Me las gasto o ahorro para consumir el próximo año? Sin duda una decisión un tanto compleja entre consumo presente y consumo futuro.
Lo primero que debe estar claro es que el venezolano promedio tiene unos hábitos de consumo bien arraigados y es que antes de pensar en el ahorro o en las grandes inversiones, primero se encarga de la pinta de 24 y 31, de las hallacas y todo lo necesario para ambas cenas, del regalo del niño Jesús y en última instancia del obsequio para las personas más cercanas. En general, después de tener todos estos importantes rubros cubiertos, se piensa en comprar la nevera o en guardar algo del excedente para comprarla el año siguiente.
Evaluar el contexto económico nacional es fundamental para tomar la decisión más acertada. Para el año que viene se “presagia” una devaluación y uso ese término tan poco formal porque a pesar de que todo parece indicar que hacia allá vamos, el Gobierno no necesariamente tome esa vía. Pero lo cierto es que como reza un dicho popular, “cuando el río suena es porque piedras trae”. Así que ante la eventual llegada de una devaluación con su consecuente ajuste de precios, sin duda es preferible consumir hoy que consumir mañana. En otras palabras, si entre sus planes está comprar algún electrodoméstico, por ejemplo, es preferible que lo haga hoy ya que así posiblemente gaste menos. Otro fenómeno que no puede dejarse por fuera es la inflación y aunque las cifras del BCV muestren que es posible que este año cerremos con una variación del índice de precios al consumidor menor a 20%, nada parece indicar que esa tendencia pueda mantenerse en el tiempo. De hecho, el FMI en sus últimas proyecciones económicas mundiales señala que la inflación en 2013 podría superar el 25%. Esto simplemente nos dice que es mejor comprar hoy si tenemos la disponibilidad y no esperar a comprar mañana.
Si se trata de una inversión de mayor envergadura como la adquisición de un automóvil, allí la cosa es un poco distinta y es que si al cierre del año no ha logrado completar la cuota inicial para solicitar el crédito al banco, sin duda deberá colocar ese dinero en una cuenta y seguir con el proceso de ahorro durante el próximo año. Pero recuerda, el banco te presta servicios, razón por la cual éste debe adatarse a tus necesidades. ¿Cómo puedes tomar la mejor decisión? Estando al tanto de importantes indicadores de la salud de las instituciones y que 6toPoder te trae mes a mes en el Ranking Bancario mensual.
¿En qué puedes invertir?
Muchas personas no se detienen a pensar con detenimiento en las reducidas opciones de inversión que le quedan a disposición y una de esas es la adquisición de un seguro de salud para aquellos que no lo tienen. Explico los motivos. Hoy por hoy el tema de la salud en Venezuela es bastante delicado. En la red de salud pública no sólo no hay médicos –fenómeno que está migrando a la red privada- sino que además la infraestructura está en franca decadencia. Contratar un seguro médico no es que sea la panacea, porque igual tendrás que esperar semanas para una consulta con cualquier especialista, pero ante emergencias, tienes posibilidades de ser mejor atendido en una clínica que en cualquier hospital. En general, las empresas de seguros tienen planes que se adaptan a las necesidades de los clientes y que pueden ser financiados.
Dos tips útiles
-       Aprovecha las rebajas de enero. No compres todo lo que necesitas en diciembre. Me refiero a ropa, accesorios y afines. Gran cantidad de tiendas efectúan rebajas a inicios de año y en general, no son “engañosas”.
-       Quizá a algunos lectores esto les parezca espantoso, pero en materia de ahorro, así como en el amor, todo vale. Si quieres ahorrar unos cuantos bolívares, aprende, por ejemplo, a hacer tu propio pan de jamón. Lo digo en serio, con lo que gastas en dos panes de jamón hoy día, puedes comprar cerca de kilo y medio de un buen jamón y el resto de los ingredientes para sacar unos seis panes. Y amasando no sólo ahorras, también haces un poco de ejercicio. Igual aplica para la torta negra y todas esas delicias navideñas que tanto adoramos los venezolanos

1 comentario:

  1. Excelente post! Tal cual somos los Venezolanos, sin embargo creo que la cultura de seguros va calando poco a poco en nuestras finanzas. Cordial saludo al editor.-

    ResponderEliminar