lunes, 3 de diciembre de 2012

Importaciones petroleras crecen casi 100% en un año


Las cifras de la balanza de pagos dadas a conocer por el Banco Central de Venezuela no pueden ocultar una realidad que preocupa día a día. Las exportaciones no petroleras al cierre del III trimestre del año descendieron más de 30% respecto a igual período de 2011, por su parte, las importaciones petroleras se incrementaron más de 92%, mientras las no petroleras hicieron lo propio en un 6,25%.

De acuerdo a las últimas estadísticas publicadas por el Banco Central de Venezuela, la cuenta corriente de la balanza de pagos cerró en el tercer trimestre del año con un saldo de 3.552 millones de dólares, saldo que representa una disminución de 48,95% respecto a igual período de 2011 cuando se ubicó en 6.959 millones de dólares. Señala la nota de prensa del instituto emisor que esto se debe a una “reducción de 22,3% en el saldo de comercio de bienes que pasó de 12.023 millones de dólares a 9.341 millones de dólares”. En este comportamiento tuvieron influencia por una parte el descenso de las exportaciones petroleras por el orden de -1,33% y el de las no petroleras cuya caída fue de 30,38%, pasando de 1.172 a tan sólo 816 millones de dólares. En el componente público disminuyeron las exportaciones de hierro, acero y aluminio, mientras se incrementaron las de químicos. Por su parte, las ventas del sector privado disminuyeron en oro, propileno, peróxido de hidrógeno, níquel y ferrosilicio.
Mientras las exportaciones disminuyeron en la proporción que ya se indicó, las importaciones aumentaron 16,99%, pasando de 11.916 millones de dólares en el tercer trimestre de 2011 a 13.940 millones en igual período de este año y aunque las importaciones no petroleras crecieron apenas 6,24%, las que aumentaron en gran medida fueron las petroleras que en un año crecieron 92,52%, pasando de 1.483 millones de dólares a 2.855 millones de dólares. El BCV señala que este comportamiento está asociado “al mayor dinamismo de la demanda agregada interna y a la expansión del producto interno bruto”. Asimismo menciona que el incremento de las compras públicas se orientó a productos vinculados tanto a la industria petrolera como a la no petrolera y que las mayores compras privadas se focalizaron en maquinarias y equipos, alimentos, agricultura, ganadería y metales comunes, que en conjunto representan el 47% de las importaciones totales llevadas a cabo por el sector privado. Durante el III trimestre, el 59% de las importaciones se orientó al consumo intermedio, el 23% a la formación bruta de capital fijo y el 18% al consumo final. Los principales proveedores externos del país fueron Estados Unidos, China, Brasil y Colombia, quienes concentraron el 59% de las importaciones durante el trimestre.
La balanza de servicios aumentó su déficit 9,5% pasando de 3.410 millones de dólares a 3.733 millones de dólares. Señala el BCV que esto se debe fundamentalmente a “los egresos netos correspondientes a la categoría Otros servicios (1.654 millones de dólares), que incluye pagos asociados a asesoría técnica y asistencia médica, suscritos mediante convenios internacionales; transporte (1.183 millones de dólares) y viajes (371 millones de dólares)”.

La inversión directa retrocede 255,47%

La cuenta de capital y financiera redujo su déficit al pasar de 6.540 millones de dólares a 5.737 millones de dólares. De acuerdo al BCV esta reducción del déficit se debería al superávit registrado en la cuenta inversión de cartera, de 1.086 millones de dólares.
La cuenta de inversión directa se redujo más de 250% pasando de un superávit de 768 millones de dólares en 2011 a un déficit de 1.194 millones de dólares en 2012. Este comportamiento fue determinado por un flujo negativo de la inversión directa en el país por 356 millones de dólares, lo que representa una disminución de 133,65%, desde los 1.058 millones de dólares en el tercer trimestre de 2011. El ente emisor atribuye ese descenso a “la compra de una empresa extranjera residente en el país por parte de la industria petrolera, el descenso de las utilidades acumuladas por socios extranjeros en las empresas mixtas petroleras y en las instituciones bancarias por efecto del decreto de dividendos,  y la reducción de los créditos comerciales de las empresas privadas no financieras”. Por su parte, la inversión directa en el extranjero se incrementó 188,97%, pasando de 290 millones de dólares a 838 millones de dólares.
La inversión de cartera mostró un superávit de 1.086 millones de dólares, contrario al déficit de 2.153 millones de dólares registrado en el mismo período del año anterior. Este comportamiento se explica según el BCV por el “alza significativa de los papeles de deuda del Gobierno y la industria petrolera, negociados a través del Sitme, a manos de no residentes. Asimismo se manifestó un descenso de los activos en títulos de deuda debido al reacomodo del portafolio de inversión del sector público, básicamente el Gobierno y las instituciones financieras”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario