martes, 11 de septiembre de 2012

Empresas se preparan para una eventual salida de Grecia de la Eurozona


Lo que parecía impensable, hoy es una opción: la fractura del euro. Ya hoy, incluso se habla de cuál podría ser la secuencia de hechos que podría generarse tras el anuncio de la salida de Grecia y otros países.


Bank of America tiene entre sus planes cargar camiones con efectivo y enviarlos a la frontera griega para que sus clientes puedan seguir pagando a sus empleados y proveedores locales si no hay disponibilidad de dinero. Por su parte, se ha informado que Ford ha configurado su sistema informático para utilizar de forma inmediata una nueva moneda griega distinta al euro. Lo cierto es que mientras Grecia hace intentos desesperados por evitar la suspensión de pagos de su deuda, muchas empresas estadounidenses y europeas se preparan para la peor de las opciones que se vislumbran en Europa: que Grecia se vea forzada a salir de la Eurozona.
Aunque no se conoce cuál podría ser la amplitud de la onda expansiva de una eventual salida de Grecia, los grandes bancos y firmas de consultoría estadounidenses están brindándole asesoría a sus empresas clientes sobre cómo deben prepararse para una fractura de la zona euro. Todo esto contrasta de forma bastante llamativa con lo que aseguran los políticos europeos, quienes dicen que la crisis es manejable y que la unión monetaria se mantendrá cueste lo que cueste. A pesar de esto, el banco JP Morgan Chase no quiere que la posible eventualidad lo agarre desprevenido y ha creado nuevas cuentas para algunos gigantes estadounidenses, reservadas para un nuevo dracma en Grecia o para la nueva moneda que pueda suceder al euro en otros países.
A pesar de que las Bolsas del mundo han avanzado este verano bajo la esperanza de que los líderes europeos resolverían los problemas de deuda, estos preparativos de las grandes empresas del mundo para una posible salida de Grecia de la eurozona, da claros indicios de que los inversionistas están siendo indebidamente optimistas o altamente pesimistas.
No creen en nada
La opinión generalizada entre muchos ejecutivos es que Grecia no podrá cumplir las medidas de austeridad exigidas por Europa a cambio de la ayuda financiera. El abandono de Grecia del euro, no sólo provocará probablemente una tormenta en los mercados mundiales, sino que también aumentaría las presiones en Italia y España, economías de mayor tamaño, que también están luchando con sus propios problemas de deuda.
Heiner Leisten, socio de Boston Consulting Group, asegura que hace 15 meses cuando se comenzó a evaluar la situación, el resquebrajamiento del euro era impensable, sin embargo, “no es impensable ni imposible ahora”. Tanto esta firma como otras, han adelantado la que sería la secuencia de acontecimientos que se sucederían tras la salida de Grecia. Presumen que el anuncio podría hacerse público un viernes por la noche, momento en el que los mercados mundiales estén cerrados. Podría declararse posteriormente un día festivo, con la Bolsa y la mayor parte de las instituciones financieras con la santamaría abajo, mientras se imponen estrictos controles de capitales para dificultar la entrada y salida de dinero del país.
Algunas compañías han empezado a admitir que están listas para la salida de Grecia y otros países de la Eurozona. Tan sólo en Europa, IAG, la empresa holding de Iberia y British Airways, ha reconocido que cuenta con planes para hacer frente a la situación. Visa y MasterCard aseguran por su parte, que se encuentran en condiciones de una rápida y no “traumática” transición.
Daniel González G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario