domingo, 2 de septiembre de 2012

Departamento de Agricultura de Estados Unidos pronostica alta inflación en precios de alimentos para 2013


Según el más reciente índice de precios del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, se espera que el mayor incremento se dé en los precios de la carne y leche, seguidos de un alza importante de los alimentos de consumo casero del 4% para el año próximo, esto debido a la peor sequía que afecta al país en más de cincuenta años.

Analistas que abogan por políticas de desarrollo alimentario alertan que los más afectados serán las comunidades más vulnerables de los Estados Unidos y del mundo en general, aunque muy pocos estarán libres de sus efectos.
Las autoridades estadounidenses estiman que 30% de los cultivos de maíz en 18 de los estados productores, se encuentran en condiciones muy pobres, al igual que pastizales y zonas de pastoreo. Según un reporte de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional, los Estados Unidos atraviesan la sequía más drástica desde 1956. Por su parte, el Departamento de Agricultura declaró más de 1.000 condados en 26 estados, zona de desastre debido a la sequía. En consecuencia, se espera que la inflación continúe fuerte para la mayoría de los productos de fuente animal, debido a los altos precios de los alimentos para animales.
Este panorama no es un buen augurio para la golpeada economía estadounidense y menos para las personas de más bajos ingresos. Joel Berg, analista del Centre for American Progress expresó: “Aquí hay bajos sueldos, no hay cobertura de salud, ni cuidado de niños, ni días de enfermedad, como en algunos países de Europa occidental. La única protección que se tenía eran precios de la comida relativamente bajos pero ya eso se está acabando.
Para Eric Holt, director ejecutivo de la ONG Food First deben generarse reformas en la industria de los alimentos. Según él, las reformas deben incluir la aplicación de las leyes antimonopolio en Estados Unidos y el retiro de la agricultura de la Organización Mundial del Comercio para evitar el “dumping” o inundación de granos subsidiados en países donde el agricultor no puede protegerse. Holt afirma que la situación se encuentra así “por el interés de los monopolios internacionales que pueden hacer grandes ganancias en lo que ellos llaman el libre mercado”.
Joel Berg señala que el mayor temor es la especulación con los precios de los alimentos cuyo control está en manos de pocos. Según el, la crisis económica global fue generada por una crisis alimentaria y la tremenda especulación que le sucedió. Señala que cuando el precio del petróleo subió, igualmente lo hizo el precio de los alimentos debido a la dependencia de la producción y la distribución del combustible, sin embargo, cuando empezaron a bajar los precios del petróleo, no se observó la misma concordancia en el precio de los alimentos.
Daniel González G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario