lunes, 27 de agosto de 2012

“Llegó el momento de cambiar las formas de medir la economía”


Hasta en economía el discurso presidencial ha ido hacia adelante y hacia atrás. Cuando los números favorecen, los métodos son buenos; cuando no, no sirven y hay que cambiarlos. Recuerde con esta nota el momento en que el presidente Chávez recomendaba cambiar el método de medición del Producto Interno Bruto.


Posiblemente no muchos de mis respetados lectores recuerdan estas palabras. Corría el año 2009 y los datos de la economía criolla daban cuenta del impacto de la crisis mundial y de las malas políticas gubernamentales. El Banco Central de Venezuela había hecho públicos los resultados del PIB del III trimestre del año y lo cierto es que mostraba una contracción de 4,5% respecto a igual período de 2008. Al día siguiente, el presidente de la República y hoy candidato nuevamente a la relección, en una reunión preparatoria del primer Congreso Extraordinario del PSUV, lanzaba al aire y a viva voz la frase que titula esta nota y que data del año 2009.
Traigo esto a colación esta semana, en ocasión de que el BCV hizo públicas la semana pasada las estadísticas sobre el PIB venezolano correspondientes al segundo trimestre del año y el título de la nota de prensa del instituto es harto propagandística: “Se consolida senda de crecimiento de la economía venezolana”. Se lee en la nota que fue difundida a los medios que el PIB creció 5,4% en el segundo trimestre de 2012 y que se registraron sólidos aumentos en construcción (17,6%), comercio (9,8%), servicios prestados por el Gobierno general (5,6%) y agricultura (2,2%). Posterior a esto, el candidato a la relección en sus diversas apariciones públicas, se ha hecho eco de las cifras oficiales mostradas por el ente emisor y parece que olvidó que hace algunos años dijo: “No podemos permitir que estas cosas se sigan contabilizando con los viejos métodos del capitalismo, eso es peligroso, mucho más aún cuando estamos en una transición hacia el socialismo”. Y entonces, señores, ¿el método es bueno o es malo? La respuesta es quizás: es bueno cuando nos favorece, es malo cuando no.
Como en esta oportunidad los números les fueron favorables, el Jefe de Estado se hizo sentir a través de su cuenta en Twiter, @chavezcandanga. Allí escribió: “Buen día, Mundo Patrio! Vean cómo sigue bajando la inflación y ahora crece de nuevo el PIB: 5,4% en el segundo trimestre de 2012! ¡Bravo!”. ¿Habría tenido la misma eufórica reacción si el resultado en vez de expansión hubiese mostrado contracción?
En 2009, el presidente Chávez decía que quienes realizan las mediciones en el Banco Central de Venezuela no toman en cuenta la producción pública, “la minimizan y eso se extiende también al sector financiero”.  A la inflación también le llegó lo suyo cuando galopaba por las nubes más cerca de Dios que de los hombres. “·Lo mismo pasa con la inflación, por ejemplo, no se mide el impacto de Mercal donde la inflación es igual a cero”. En aquel entonces se atrevió a decir que esas “mediciones vienen cargadas ideológicamente, están hechas para medir un proceso capitalizador, no para un proceso que se enrumba hacia el socialismo”. ¿Será entonces que ahorita se está midiendo un proceso capitalizador?
Sobre las actividades que más crecieron en este trimestre, apartando al sector financiero, tenemos a la construcción que creció 17,6%. Este crecimiento influyó de manera positiva en las empresas manufactureras del sector público productoras de cemento, orientadas a garantizar principalmente las obras de la Gran Misión Vivienda. ¿Y el sector privado? A pesar de que se están construyendo viviendas, seguimos raspados en la producción de alimentos y bebidas. El índice de volumen de la producción en este rubro experimentó una contracción de 9,4%. ¿Será que para medir este rubro sí tenemos que cambiar los métodos?
Daniel González G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario