martes, 24 de julio de 2012

FMI: EN 2012 LA ECONOMÍA MUNDIAL CRECERÁ 3,5%


A pesar de unos resultados un poco alentadores durante el primer trimestre del año, los del segundo trimestre arrojan dudas sobre el futuro de la economía mundial. EL FMI revisó a la baja las proyecciones para el cierre de 2012 y aún hay sombras en el camino. La inestabilidad de la zona del euro, aunado con la ejecución de la política fiscal en Estados Unidos y un eventual frenazo de la economía china, son sólo algunos de los nubarrones que se ciernen sobre el cielo de la economía mundial.

En los últimos tres meses del año y según el último documento sobre las Perspectivas de la economía mundial del FMI, la recuperación mundial dio signos de debilitarse aún más. Por una parte, las tensiones en los mercados financieros de la periferia de la zona euro se recrudecieron y por la otra, en algunas importantes economías emergentes el crecimiento ha sido menor al esperado. De acuerdo a esto, la institución estima que las perspectivas mundiales sufrirán un pequeño revés y que el crecimiento de la economía mundial se ubicará en 3,5% al cierre de 2012 y en 3,9% en 2013. Estas proyecciones se basan en dos supuestos fundamentales: el primero, que se desplegarán una gran cantidad de medidas de política económica que permitan que las condiciones financieras en la periferia de la zona del euro se distiendan y el segundo, que la reciente flexbilización de políticas en las economías de mercados emergentes hagan sentir sus efectos.
En el primer trimestre de 2012, el crecimiento mundial aumentó a una tasa anual de 3,6%, nivel que resulta sorpresivo ya que es alrededor de 0,25 puntos porcentuales superior al pronosticado por el Fondo en abril de este año. Sin embargo, esta mejora, según las conclusiones del FMI se debió a la conjunción  de factores transitorios, entre los que destacan la mejora de las condiciones financieras y la recuperación de la confianza, gracias a las operaciones de financiación a plazos más largos del Banco Central Europeo. Durante ese trimestre también repuntó el comercio internacional el cual repuntó paralelamente a la producción industrial, situación que benefició sobre todo a las economías orientadas al comercio internacional, principalmente la de Alemania y las de Asia. En lo que respecta a Asia, el crecimiento se vio impulsado, además, por la imprevista reanudación de la producción industrial como consecuencia de la reactivación de las cadenas de suministro afectadas por las inundaciones de finales de 2011 en Tailandia y una demanda interna en Japón superior a la esperada.
A pesar de esto, la evolución de la situación durante el segundo semestre del año no ha sido positiva. La creación de nuevos puestos de trabajo se ha visto seriamente obstaculizada y el desempleo continúa en niveles altos en muchas economías avanzadas, en especial, entre los jóvenes de la periferia de la zona euro. Precisamente la periferia de la zona euro ha sido el epicentro de una renovada escalada de tensiones en los mercados financieros, generada por el recrudecimiento de la incertidumbre financiera y política en Grecia, los problemas de los bancos en España y las dudas en cuanto a la capacidad de los gobiernos para cumplir con la reforma y el ajuste fiscal, así como con la voluntad de los países socios de brindar ayuda.
Los datos provenientes de los Estados Unidos también hacen pensar que el crecimiento será menos fuerte que lo proyectado en abril.
El crecimiento también ha perdido fuerza en distintas economías de mercados emergentes y sobre todo en Brasil, China e India. Aunque esta situación se debe en buena parte al debilitamiento de la situación externa, en algunos casos la demanda interna también ha experimentado desaceleraciones drásticas, debido a las restricciones de la capacidad y al endurecimiento de las políticas a lo largo del último año. Muchas de estas economías también se han visto golpeadas por una mayor aversión al riesgo entre los inversionistas y por la aparente incertidumbre del crecimiento, lo que se tradujo no sólo en descenso de los precios de las acciones sino también en las salidas de capitales y depreciaciones de las monedas.
En los mercados financieros internacionales, los precios de los activos riesgosos, principalmente de las acciones, disminuyeron durante gran parte del segundo trimestre, en tanto que los rendimientos de los bonos considerados como seguros –Alemania, Estados Unidos, Japón y Suiza- retrocedieron a niveles no vistos en varias décadas.
Otros precios que han retrocedido han sido los de las materias primas. Entre las principales, los precios del petróleo crudo fueron los que experimentaron mayor descenso durante el segundo trimestre y se encuentran más o menos 25% por debajo de los altos precios que alcanzaron a mediados de agosto, debido a que se combinaron los efectos del debilitamiento de las perspectivas de la demanda mundial, el alivio de las inquietudes en torno a los riesgos geopolíticos para la oferta que estaban vinculados a la situación de Irán y la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener la producción por encima de las cuotas fijadas.
Lo que viene
Las proyecciones del FMI para los meses por venir, incluyen un enfriamiento del crecimiento durante gran parte del segundo semestre de 2012, tanto en las economías avanzadas, como en las economías de mercados emergentes clave, como consecuencia de los reveses que ha experimentado la recuperación mundial. De acuerdo a las proyecciones, en las economías avanzadas el crecimiento aumentará 1,4% en 2012 y 1,9% en 2013, lo que equivale a una revisión a la baja de 0,2 puntos porcentuales para 2013. Por su parte, en las economías emergentes y en desarrollo, el crecimiento se moderará a 5,6% en 2012 y se elevará a 5,9% en 2013, lo que representa una revisión a la baja de 0,1 y 0,2 puntos porcentuales en 2012, respectivamente.
También se prevé que el crecimiento será relativamente más débil que en 2011 para las regiones más estrechamente vinculadas a la zona del euro (principalmente Europa Central y Oriental). Mientras tanto en Oriente Medio y el norte de África el crecimiento este año y el próximo, será más vigoroso que el registrado en 2011, esto debido a que algunos países productores de petróleo de relevancia continúan estimulando la producción petrolera y la demanda interna, mientras que en Libia la actividad se está recuperando con rapidez luego de los percances de 2011.
En cuanto a la inflación, se estima que a nivel mundial los precios al consumidor disminuirán a medida que se modere la demanda y retrocedan los precios de las materias primas.
Recuperación mundial en peligro
Los riesgos a la baja continúan en estas perspectivas mundiales un tanto debilitadas. El riesgo más inmediato sigue siendo un recrudecimiento de la crisis en la zona euro si la ejecución de las políticas se demora o son insuficientes. Otros riesgos a la baja están relacionados con la ejecución de la política fiscal en las economías avanzadas. En este sentido, otro riesgo a corto plazo, se deriva de la posibilidad de un endurecimiento excesivo de la política fiscal en Estados Unidos. Señala el FMI que en una eventualidad extrema, si las autoridades no llegan a un consenso para prolongar en el tiempo la aplicación de algunos recortes impositivos transitorios y evitar que se produzcan profundos recortes automáticos del gasto, el déficit estructural estadounidense podría disminuir más de 4 puntos porcentuales del PIB, ocasionado un estancamiento del crecimiento de los Estados Unidos en 2013, con repercusiones trascendentales en el resto del mundo.
Los riesgos a la baja para el crecimiento de las economías de mercados emergentes y en desarrollo parecen estar vinculados principalmente a factores externos a corto plazo. Aun así, persiste el temor de que el crecimiento potencial  de las economías de estos países resulte menor a lo esperado. Entre los países de bajo ingreso, principalmente aquellos que dependen de la ayuda, se enfrentan al riesgo de recibir menos respaldo presupuestario del que esperaban de las economías avanzadas. Por su parte, los países exportadores de materias primas son vulnerables a eventuales descensos de los precios de los productos que comercializan en los mercados internacionales. A mediano plazo, también existen riesgos extremos de un aterrizaje brusco en China, donde el gasto de inversión podría mermar en vista del exceso de capacidad en algunos sectores.
Fuente: Perspectivas de la Economía Mundial Julio 2012 del FMI
Daniel González G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario