miércoles, 4 de julio de 2012

¿A dónde va el sistema monetario internacional?


Expertos prevén un movimiento hacia un sistema monetario multipolar, en que tanto el euro como el yuan desempeñen un papel más importante.  Conozca tres posibles escenarios de la composición del sistema monetario internacional en 2030.

El sistema monetario internacional está regido por un conjunto de convenciones, políticas e instituciones, que de una u otra forma rigen o regulan los pagos internacionales, los regímenes cambiarios y el suministro de reservas. Se crea así un entorno en el que las monedas internacionales facilitan el intercambio de bienes y servicios, la acumulación de ahorros, la fijación de precios y la denominación de los balances tanto de actores públicos como privados. La incertidumbre respecto al funcionamiento correcto o los resultados esperados de estas funciones pueden tener, y de hecho tienen, implicaciones importantes sobre las empresas, en particular, cuando la volatilidad cambiaria afecta sus costos operativos o los precios. Estas variables pueden incidir en las decisiones de inversión y disminuir las posibilidades del crecimiento y la generación de empleos. Las posibilidades de micro y macrocrisis de mediano y largo plazo, hace más compleja la planificación, en particular, en lo que concierne a las metas de ingresos, la gestión de liquidez y las cadenas de suministros. Ante esta realidad, las pequeñas y medianas empresas se ven especialmente afectadas, ya que carecen de los recursos de las empresas multinacionales para llevar a cabo complejas operaciones de tesorería.
La rápida integración mundial del comercio y los flujos de capital en las más recientes décadas han sido un motor clave del crecimiento mundial. El comercio mundial casi se ha triplicado desde inicios de los noventa hasta 2010, mientras que los flujos de capital internacional se han multiplicado por cinco durante el mismo período. Sin embargo, a pesar de esta rápida integración de las actividades económicas, la cooperación en la regulación de estos flujos sigue siendo limitada. El sistema monetario internacional es prácticamente idéntico al de sus orígenes, en un mundo que era menos integrado económica y financieramente. Muchos observadores creen que esto ha jugado un papel importante en el fomento de la crisis financiera mundial que se inició en 2008. Los países en muchas ocasiones deben solucionar problemas económicos nacionales sin tomar en cuenta los impactos externos de estas decisiones. Esto ha conducido a una acumulación sustancial de desequilibrios macroeconómicos que han salido de la comunidad internacional hacia un sistema monetario cada vez más frágil. Es evidente que debido a estas presiones, este sistema debe evolucionar. La opinión más generalizada es que el mundo se está moviendo hacia un mundo con un sistema monetario multipolar basado en el euro, el dólar y el yuan, en el que una mayor competencia entre las monedas de reserva, daría lugar a una mayor disciplina para mantener las respectivas economías en equilibrio.
¿Qué ocurre hoy?
Como mencioné con anterioridad, muchos expertos prevén un movimiento hacia un sistema monetario multipolar en que tanto el euro como el yuan desempeñen un papel más importante. Desde su introducción en 2001, el euro ha crecido un 27% como divisa de reserva a nivel mundial. Por su parte, las autoridades chinas han promovido desde 2009 el uso internacional del yuan en los asentamientos comerciales con sus principales socios y el desarrollo de mercados en el extranjero.
La crisis de la deuda europea amenaza con convertirse en una fuente de inestabilidad grave para la economía mundial. Además, China plantea una creciente necesidad de ajustes estructurales en su economía y aún persiste el riesgo de contagio de la situación europea. Ante esto, se plantearon nuevas preguntas sobre la trayectoria y el ritmo de internacionalización de yuanes y pese a los persistentes desafíos fiscales, el dólar continuó desempeñando el papel de refugio seguro para los inversores globales.
Escenarios para el sistema monetario internacional en 2030
Uno de los escenarios que se plantea es que el sistema monetario se ha fragmentado en diversos subsistemas regionales y hay poca coordinación de políticas más allá de la región más cercana. Ante esto, se incrementan las barreras al comercio y se limita la movilidad de capitales entre las regiones. Instituciones como el Fondo Monetario Internacional han quedado en gran medida obsoletas y empiezan a prosperar iniciativas regionales. Bajo este escenario, el crecimiento se ha estancado y se teme que las condiciones se deterioren aún más.
Otro escenario tiene que ver con la cooperación del llamado G-2, Estados Unidos y China, dominando el sistema monetario internacional. Ante este escenario el crecimiento económico mundial es fuerte y bajo él, la zona euro se ha ido desintegrando progresivamente y Europa ya no es un jugador significativo en la escena internacional, tanto a nivel económico como desde el punto de vista político. El dólar estadounidense sigue siendo la divisa dominante en la facturación del petróleo y otras materias primas importantes, mientras el yuan es moneda de elección en el comercio interasiático y en menor grado, en el comercio entre Asia y otras economías emergentes. Bajo este escenario, se estima un consumo mundial sin precedentes, aunado a una escasez de recursos cada vez más importante.
Un tercer escenario plantea la posibilidad de que el yuan no sólo se convierta en una moneda regional para Asia, sino que de hecho se convierte en una moneda BRIC[i]. Este escenario deja jugando al euro, con sus problemas de gestión interna ya superados, pero con una limitada expansión de su uso internacional.
Llegar a cualquiera de estos escenarios, depende sin duda de como los hacedores de políticas jueguen y como el mundo vaya reaccionando a los inminentes cambios que están por venir.

RECUADRO
EL SISTEMA MONETARIO EN EL TIEMPO
El patrón oro
Los valores de casi todas las monedas nacionales se sujetaban al oro. Las monedas de oro podían circular libremente y en general, era una forma aceptada de pago. Los gobiernos, para mantener la integridad del papel moneda, acordaron que fuera convertible a oro a un tipo fijo. La previsión era que este requisito impidiera de alguna manera que las autoridades monetarias imprimieran papel moneda de forma excesiva. La disciplina del patrón oro consistía en que la oferta monetaria debía mantener una relación fija con sus reservas monetarias de oro.
Bretton Woods
La creación del acuerdo de Bretton Woods tras la Segunda Guerra Mundial fue el primero en negociar en su totalidad el sistema monetario internacional. El acuerdo aprobó la total convertibilidad del dólar estadounidense en oro y como resultado, el dólar sustituyó al oro como reserva internacional de divisas. Este sistema se vino abajo, cuando el dólar por circunstancias que por espacio no se pueden mencionar en estas líneas, no pudo seguir cumpliendo con su función de dinero patrón.  

Fuente: Foro Económico Mundial.
Daniel González González.


[i] En economía internacional, BRIC se refiere conjuntamente a Brasil, Rusia, India y China, que tienen en común una gran población y un extenso territorio.

2 comentarios:

  1. Hola Buenos dias. Crees que algun dia en Venezuela, dentro de sus politicas monetarias tomen en cuenta la convertibilidad de la moneda?? como paso en Ecuador en el año 2000?? saludos y lo felicito por sus analisis.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes! La verdad es que nunca se ha escuchado como posibilidad y bajo estos gobiernos de izquierda que tenemos, eso representaría cuando menos, una especie de pacto con el enemigo, según el entendimiento de los dirigentes... Otro debate es si sería positivo o negativo.

    ResponderEliminar